Diario oficialista propone que entregar «jabas de fin año con comida» a los trabajadores estatales para aliviar la escasez

El reportero oficialista Francisco Rodríguez Cruz, alias «Paquito el de Cuba», propuso en un artículo publicado recientemente que se comenzara a entregar jabas con comida a los trabajadores en el país para aliviar así la descontrolada inflación que sufren los precios de los alimentos en Cuba en este fin de año.

El redactor del periódico estatal Trabajadores, bloguero, militante del PCC y activista por los derechos de la comunidad LGTBIQ+, señaló en su escrito que «las jabas de fin de año podrían ser una manera de aliviar la situación de los precios disparados», reconociendo primeramente que estos famosos módulos de productos de primera necesidad han sido siempre polémicos.

El periodista, quien recibe usualmente estos «estímulos» como trabajador para el Estado cubano, alegó que, «no obstante, en las circunstancias actuales de tanta restricción de recursos y fenómenos inflacionarios que perjudican tanto a la comercialización desregulada, quizás no sea descabellado estimular, e incluso darles cierta prioridad o atención a tales iniciativas».

Paquito, quien ahora tan fervientemente defiende la idea de incentivar a los trabajadores, fue protagonista el año pasado de un escándalo que lo implicaba pidiendo recargas telefónicas a cubanos residentes en el exterior vía Facebook (y algunos no eran ni amigos suyos en dicha red social).

Rodríguez Cruz argumentó que «las jabas de fin de año» podrían servir para animar a los trabajadores, al no tener que esperar en larguísimas colas para adquirir alimentos y no tener que lidiar con coleros ni revendedores.

Acotó entonces: «No quiere esto decir que los gobiernos locales y central no tomen otras decisiones para tratar en la medida de las posibilidades de reforzar la distribución y venta de alimentos a propósito de los días festivos, así como el reforzamiento de las opciones gastronómicas y otras iniciativas».

Sin embargo, antes de exigir que las instituciones garanticen jabas con comida a sus empleados, lo primero es analizar si existen las condiciones en el país para ello (y el panorama económico nacional indica que no las hay).

Evidentemente, las jabas con comida no constituyen ni siquiera un remiendo para la severa crisis general que vive la isla; solo tal vez un divertimento para desviar la atención del macroproblema.

Mientras el pueblo cubano se las está viendo negras para tratar de garantizar alimento alguno para la cena de las festividades de este año, todos los dirigentes y funcionarios disfrutarán de grandes festines con cerdo, congrí, cerveza, café y tabaco de la mejor calidad.

TOMADO DE CUBACUTE

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%