Julio Abel Núñez Nieto

La policía cubana acusó a Julio Abel Núñez Nieto de revendedor por andar en la vía pública con dos botellas de aceite y un paquete de picadillo y lo mantuvo detenido varios días en la Unidad del Cotorro hasta que su familia pagó la fianza impuesta, contó a CiberCuba su hermana.

Núñez Nieto, que es vecino del Cotorro, había comprado los productos en una tienda de Centro Habana, porque tiene una de las tarjetas que entregó el gobierno y que autoriza a comprar a los residentes de ese municipio, explicó su hermana. 

“Él tiene ese permiso porque cuida a un tío nuestro y por tanto es su única ayuda”, aseguró a este medio Yenis Neris Núñez Nieto y agregó que no era la primera vez que su hermano tenía problemas con el Jefe de Sector que lo detuvo.

“Unos días antes mi hermano había marcado en una cola en el Cotorro para comprar y en eso llegó el policía y le dijo que desde el día antes había marcado para 15 personas más. ¡Imagínate a un Jefe de Sector en eso!”, dijo asombrada la mujer. “Discutieron y mi hermano al final no pudo comprar, pero parece que se quedó con su cara y cuando lo vio en la calle con el aceite y el picadillo lo llevó para la estación”.

El cubano, que hasta este momento no había tenido problemas con las autoridades, y sus vecinos tienen muy buena opinión de él estuvo detenido varios días en la estación.

Cuando la hija de Yenis Neris se enteró de que su tío estaba detenido sin razón aparente se presentó en la Unidad de la PNR y exigió una respuesta de las autoridades, pero allí recibió malos tratos y una multa.

“Un policía con el número 08717 quiso agredir a mi hija y ella le dijo que no la tocara. Por exigir un trato decente la acusan de alterar el orden público”, contó.

Graciela Martínez Núñez y la multa que le impusieron en la policía

CiberCuba tuvo acceso al comprobante de la multa de 30 pesos que le impusieron a Graciela Martínez Núñez, según lo establecido por el Decreto 114 del Ministerio del Interior, aunque la sanción económica aplicada no se corresponde con lo que establece esa regulación en el Artículo 1, inciso g), porque le cobraron 10 pesos de más y la familia apelará a las autoridades competentes.

Mientras tanto, el hermano de Yenis Neris permanecía en la celda y los uniformados se resistían a escucharlo, incluso demostrando la procedencia de los alimentos que llevaba encima y del dinero con el que los compró.

Vales de la compra de los productos

Recibo del dinero enviado por la familia en el exterior

Ahora Julio Abel Núñez Nieto debe esperar a un juicio, tras pagar 500 pesos de fianza, y que un tribunal declare si es culpable o no de los delitos que se le impugnan.

“No creo que haya necesidad de llegar a tanto, y menos por dos pomos de aceite y un paquete de picadillo”, finalizó su hermana.

A raíz de la crisis del nuevo coronavirus, varias son las denuncias que llegan desde Cuba en contra del abuso de poder de los policías, quienes aplican de manera arbitraria las medidas y regulaciones establecidas por las autoridades.

La actriz cubana Mariela Brito fue multada por la policía con dos mil pesos por estar sentada en un parque de La Habana. Tras anunciarlo en las redes sociales recibió apoyo de la comunidad digital e invitaron a que reclamara, como lo establece la propia ley.

Desde el 1 de septiembre de 2020 en La Habana se aplica el Decreto 14 del Ministerio de Justicia, que de manera temporal regula las contravenciones en la capital para controlar la situación sanitaria generada por el COVID-19. Las multas pueden ser de hasta tres mil pesos y se multiplican si no se pagan en el período establecido.

Una madre y su hijo fueron multados por esta regulación y al verse imposibilitados de pagar la sanción económica no descarta la posibilidad de terminar en la prisión.

“Como no tenemos ese dinero para regalárselo a ellos, iremos presos. Besos a todos. Así está Cuba, Mary”, concluyó.

Tomado De CIBERCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.