Después del COVID-19 llega el dengue a Camagüey

Anuncios

Funcionarios de Salud Pública aseguran que la situación es “compleja”

El Ejército Juvenil del Trabajo (EJT) comenzará a fumigar los hogares en noviembre. (Foto ilustrativa: Escambray)

Los datos oficiales del Ministerio de Salud Pública de Cuba aseguran que la pandemia de coronavirus va cediendo terreno en el país, pero la situación del dengue en provincias como Camagüey es “compleja”.

De acuerdo con una entrevista de la Agencia Cubana de Noticias a la subdirectora de vectores en el territorio agramontino, Yasnaya Prada Noy, las tasas de incidencia del dengue son las más altas del país por quinta semana consecutiva. Las medidas tomadas para contener la proliferación del mosquito Aedes aegypti no han sido suficientes.

“Los municipios de Minas, Guáimaro, Florida y la capital provincial presentan la mayor afectación, aunque las 13 demarcaciones camagüeyanas notifican casos de la enfermedad”.

“El índice de infestación está muy por encima de lo permisible, y en estos momentos se tiene una focalidad elevada, lo cual también posibilita la transmisión del padecimiento existente”, refirió la especialista de vectores.

Prada Noy atribuyó la tensa situación a la incidencia de las altas temperaturas en el horario del día, y de las lluvias por la tarde lo cual favorece la proliferación del mosquito. Sin embargo, la funcionaria olvidó decir que producto de la pandemia de COVID-19 desde hace más de año y medio no se hacen las fumigaciones barrio adentro que siempre eran habituales.

Ante la problemática el Ministerio de Salud Pública ha recurrido la ayuda de los militares quienes pondrán – a partir de noviembre- a su disposición los soldados del Ejército Juvenil del Trabajo (EJT).

Los oficiales iniciaran con la campaña de fumigación masiva y la revisión casa por casa de los depósitos de agua donde pudiera estar proliferando el mosquito.

No obstante, la funcionaria de salud pública advirtió a la población que pueden realizar el autofocal familiar, a fin de destruir los posibles criaderos del mosquito, y garantizar que los depósitos de agua permanezcan tapados el mayor tiempo posible.

Cuando se dice que en una ciudad, país o región existe actividad del dengue esto significa que existe transmisión de la enfermedad. Para que la transmisión se produzca tienen que estar presentes de forma simultánea: el virus, el vector y el huésped susceptible (el ser humano).

Los virus dengue pertenecen al género Flavivirus de la familia Flaviviridae y se ancla a las células susceptibles del organismo humano.

El cuadro clínico de la enfermedad se manifiesta con un inicio de la fiebre generalmente brusco. En los adultos, la cefalea es casi constante y sobre todo el dolor referido “en los ojos” para expresar la región retro-orbitaria, así como el dolor intenso provocado por los movimientos oculares.

Las mialgias y dolores osteo-articulares también son muy frecuentes. A lo anterior se asocian las manifestaciones digestivas, como vómitos y dolor abdominal. En la boca, los síntomas y signos más frecuentes son: lengua saburra, xerostomía, sabor amargo y lengua decamada.

Otras alteraciones han sido: hipercoloración mucogingival, pérdida del gusto, petequias y sangramiento espontáneo gingival, dolor y ardor gingival, papilas linguales hipertrofiadas, sialorrea, halitosis y otros.

TOMADO DE PERIODICOCUBANO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.