‘Después de 62 años, Cuba es hoy una sociedad más pobre, desigual y represiva’, advierten opositores

  • Categoría de la entrada:Cuba
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

La Fundación para los Derechos Humanos en Cuba cuestiona el control del régimen de La Habana y critica el VIII Congreso del PCC.

Cubanos en un barrio de La Habana. DIARIO DE CUBA

La Fundación para los Derechos Humanos en Cuba emitió un comunicado este martes para señalar que el VIII Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC), que se celebrará del 16 al 19 de abril, no puede maquillar que en la Isla existe «hoy una sociedad más pobre, desigual y represiva».

«El VIII Congreso del PCC se va a celebrar en un país en que ese partido y su Gobierno ya no mandan, sino obedecen a un minúsculo grupo mafioso que controla los principales recursos económicos, monopoliza el uso de la fuerza y decide el rumbo nacional e internacional del país. El Congreso es paisaje, escenografía», señaló la fundación.

«La casta mafiosa controla esas instituciones, no a la inversa. Esa élite de poder está presente en las instituciones del Estado pero no se subordina ni es fiscalizada por ellas. Está situada fuera de todo control efectivo del Partido, la Asamblea del Poder Popular, el Consejo de Estado o la Controlaría general. Ante esa realidad, no es tiempo de pedir o seguir esperando reformas de instituciones estatales y partidistas que han sido despojadas de todo poder real de decisión. El poder político-militar es ejercido de forma totalitaria por esa casta que también ha acumulado un inmenso poder económico por medio de su control personal sobre GAESA«, apuntó el comunicado.

La fundación señaló la necesidad de «tomar las riendas de ese oligopolio, que hoy tiene accionistas desconocidos, así como sedes principales y cuentas bancarias radicadas en el exterior. GAESA es también una entidad vinculada a operaciones internacionales ilícitas con elementos criminales que comprometen el prestigio y la seguridad nacional del país. Esa entidad debe ser sometida a una auditoría estricta, transparente e independiente y sus recursos ser reorientados con urgencia hacia la crítica situación de los servicios de salud, producción de alimentos y medicinas».

«¿Qué legado deja estos 62 años? Una sociedad con amplios sectores en la pobreza, con servicios de agua, salud, educación y transporte en ruinas. Con un déficit millonario de viviendas. Un pueblo azotado con multas y precios impagables por servicios básicos y alimentos. Una sociedad sometida a la dictadura más longeva del hemisferio occidental. Un país en ruinas controlado por un grupo de familias mafiosas que ostentan su opulencia ante un pueblo hambriento. No hay forma de maquillar esa realidad con discursos y doctrinas en el VIII Congreso del PCC«, dijo el comunicado.

La fundación pidió libertad, democracia y estado de derecho. «Sin estado de derecho no puede arreglarse la economía y sin libertad y democracia no pueden protegerse los derechos sociales de los menos privilegiados. El sistema actual resulta política y económicamente irreformable. Hay que reemplazarlo de forma integral. Y para ello también, entre todos, tenemos que reemplazar a la élite mafiosa con un Gobierno legítimo. Cualquier reforma parcial bajo el control de la casta mafiosa solo servirá para prolongar la agonía de la sociedad», apuntó.

La Fundación para los Derechos Humanos en Cuba afirmó que «hoy el sentir de todos los cubanos es ‘Patria y Vida’« y propuso responder a una serie de interrogantes sobre el futuro de la Isla. «¿Quiénes entregaron el país a intereses foráneos? ¿Quiénes destruyeron el aparato productivo nacional y condenaron a generaciones enteras a la pobreza y a la búsqueda de un mejor futuro allende los mares? ¿Quiénes persiguen el pensamiento libre, el arte y la esencia misma de la libertad, matando, torturando, encarcelando y desterrando a nuestros hermanos?», son algunas de las preguntas.

«¿Quiénes son responsables hoy, seis décadas más tarde, del crecimiento constante de la pobreza, el abandono de los servicios públicos, la crisis de alimentos y medicinas que enfrenta el ciudadano de a pie? La respuesta es obvia: los mismos que siguen pidiendo sacrificios al pueblo y se oponen a todo cambio importante mientras ellos viven a sus anchas”, sostuvo el comunicado.

«La Cuba nueva será de todos y para todos, sin distinción de piel, credo, ideología u opinión, la Cuba que construiremos entre todos; porque el cubano es cubano en La Habana y Pinar del Río, en Miami o Nueva York, en Tokio o en Madrid”, reseñó el comunicado.

La Fundación para los Derechos Humanos en Cuba llamó a los cubanos a «finalmente reunificar y reconstruir la Gran Nación cubana. Entre todos tenemos lo necesario para relanzar a Cuba en el mundo y comenzar de inmediato a revertir la pobreza y fomentar la prosperidad. No en 20 años, no en 25 años. En apenas 5 años Cuba será otra. El pueblo cubano es solo uno y tenemos los recursos humanos, el talento, la iniciativa, las relaciones globales y los recursos financieros para alcanzar esa Cuba próspera para el bien de todos. Entre todos podemos construir ese futuro, y conectar finalmente Cuba al mundo del siglo XXI».

«¡Se acabó! Ha terminado el tiempo de ir de congreso en congreso mendigando reformas reales y esperar al próximo a ver si se tiene mejor suerte. Es tiempo de que los que actúan como dueños absolutos de nuestras vidas abandonen el poder. No los queremos, no los necesitamos. Mujeres, hombres, jóvenes, ancianos, blancos, negros, en la isla y el destierro. Hoy, ¡somos uno!», concluyó el comunicado.

La Fundación para los Derechos Humanos en Cuba (FHRC) es una organización sin fines de lucro, creada en 1992 en Florida, para promover la transición noviolenta a una Cuba democrática.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.