Desde prisión, José Daniel Ferrer pide que 2022 sea ‘un año de esfuerzos aunados por la libertad de Cuba’

Agradece a los miembros del Parlamento Europeo y a los congresistas estadounidenses que se han pronunciado por su caso.

José Daniel Ferrer, líder de la UNPACU. UNPACU/FACEBOOK

El líder de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), José Daniel Ferrer, denunció que continúa aislado, con dolores de cabeza y en las mismas condiciones en la prisión de Mar Verde de Santiago de Cuba, donde permanece desde el 11 de julio, cuando se produjeron en Cuba las mayores protestas antigubernamentales desde la llegada al poder de Fidel Castro, según publica EFE.

La agencia cita el audio de una conversación telefónica entre Ferrer y su esposa, Nelva Ismarays Ortega Tamayo, que publicó esta última en Twitter.

En la conversación, el opositor criticó que no tiene acceso ni siquiera a la prensa oficial cubana, y agradeció al Parlamento Europeo y a varios congresistas estadounidenses que se han pronunciado por su caso, según EFE.

También felicitó los intérpretes del tema «Patria y Vida» – que ganaron dos premios Grammy Latinos – y señaló que el 2022 «debe ser un año de esfuerzos aunados en función de lograr definitivamente la libertad de Cuba», cita EFE.

A mediados del presente mes, la Organización de Estados Americanos (OEA) exigió al régimen cubano permitir «de inmediato» la visita de una misión internacional que pueda constatar la situación de las «personas presas políticas», y expresó su «especial preocupación» por la integridad de José Daniel Ferrer.

El 3 de diciembre, la familia del líder de la UNPACU pudo visitarlo por segunda vez en los cinco meses que el opositor ha estado en prisión. Las autoridades carcelarias impidieron que su hijo mayor lo visitara.

«En la tarde del viernes día 3 de diciembre, luego de un sin número de inconvenientes para preparar una jaba de alimentos y  productos de higiene, así como encontrar un medio de transporte para llegar a la prisión de Mar Verde en Santiago de Cuba, la dictadura de Raúl Castro y Díaz-Canel permitió la segunda visita familiar a José Daniel Ferrer García en casi cinco meses de injusto, arbitrario y criminal encierro», dijo Ana Belkis Ferrer, hermana del coordinador nacional de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU).

«A Danielito le impidieron ver a su padre como castigo y venganza por salir una vez más a las calles exigiendo libertad, el día 15 de noviembre. Permitieron entrar a su esposa Nelva Ismarays Ortega Tamayo con el pequeño Daniel José y a Fátima Victoria Ferrer Cantillo, hija de 17 años de edad», añadió la activista exiliada en un mensaje a través de Facebook.

«Lamentablemente he podido saber muy poco de como fue el encuentro. No he podido hablar aún con Nelva y con Fátima muy poco, quien con mucha nostalgia y tristeza manifiesta que su valiente padre está muy mal, y les dijo que no sabe si para la próxima visita lo encontrarán vivo o muerto», añadió la activista.

«Las torturas tanto físicas como psicológicas son cada vez mayores y no sabe por cuánto tiempo más su organismo pueda resistir», denunció Ana Belkis Ferrer.

La ONG Cuban Prisoners Defenders reclamó en noviembre, una vez más, la intercesión del jefe de la Diplomacia Europea, Josep Borrell, para dar solución a la crítica situación del líder opositor.

«Régimen de #Cuba está matando a José Daniel Ferrer. Ataques sónicos, psicofármacos, negación a comida de la familia, sin atención médica, encierro inhumano entre cuatro paredes, sin ver el sol e incomunicado. Lo matarán. @JosepBorrellF: RESPONSABILIDAD DE PROTEGER», escribió la ONG en un mensaje en Twitter.

En el propio mes, el Grupo del Parlamento Europeo Renew Europe llamó al Gobierno cubano a poner fin al aislamiento y las condiciones inhumanas de detención a las que está siendo sometido el líder de la UNPACU.

También, el subsecretario de Estado de Estados Unidos, Brian Nichols, exigió la liberación inmediata de Ferrer. Nichols además condenó las condiciones carcelarias en que se encuentra el prisionero político, confinado en una celda pequeña tapiada, sin tener contacto con otras personas que no sean guardias de seguridad, como han denunciado sus familiares.

José Daniel Ferrer fue detenido junto a su hijo José Daniel Ferrer Cantillo cuando se dirigían a participar en las protestas del 11J en Santiago de Cuba.

Debido a las condiciones de su arresto y la incomunicación a la que estuvo sometido, Amnistía Internacional declaró en un momento dado que era víctima de una desaparición forzada y lo incluyó en una lista negra de prisioneros de conciencia.

La situación de Ferrer fue denunciada en el Parlamento Europeo, junto a la de los también presos políticos, Aymara Nieto, Maykel Castillo (Osorbo), Luis Robles, Félix Navarro y Luis Manuel Otero Alcántara, así como los casos del reverendo cubano Lorenzo Fajardo, Andy García Lorenzo, además del acoso contra el dramaturgo Yunior García Aguilera.

El Pleno de la Eurocámara aprobó una resolución de condena al régimen cubano, el 16 de diciembre, por las detenciones del pasado noviembre, a raíz de la convocatoria de la Marcha Cívica por el Cambio, y exigió una vez más la liberación de los presos políticos.

La moción salió adelante con los votos a favor de 393 eurodiputados. Otros 150 se pronunciaron en contra y se abstuvieron 119.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%