Actualidad, acontecimientos y lucha continua por una Cuba Libre
RegistrateInicia Sección
Foto de: O. Ortega en Facebook

Omar Ortega, un cubano de 32 años que decidió poner un cartel en un árbol en el patio de su casa, teme por lo que pueda ocurrirle tras conocer que el DTI, fue a sacarlo de su trabajo.

Ortega hizo una directa desde Facebook para contar que todo comenzó cuando el día antes colocó en una mata de mango en su hogar, una sábana donde se podía leer Patria y Vida.

“Los agentes irrumpieron en mi casa”, asegura para señalar que entraron quitaron el cartel; el se logró escapar y pasó la noche fuera de su casa escondido, en la mañana acudió a su centro de trabajo . Según el joven del municipio de Morón, un agente lo fue a visitar y ‘tuvo una charla con él’, al parecer alertándolo de las consecuencias de su acto de rebeldía pues Ortega cumple sanción de un año de “la casa al trabajo”.

Ahora en el último video que publicó alertaba que el DTI venía por él, y que mantendría una huelga de hambre y de palabra: “no voy a decir más nada”, añadió el cubano, que se ve en el hospital de Morón, su actual centro laboral: «me quieren desaparecer», se le oye decir.

Ortega menciona que invadieron su hogar, algo que otros activistas cubanos han denunciado el mismo hecho.

La víspera, la policía política terminó llevándose al cubano Osmani Pardo Guerra, porque se negó a quitar la música que reproducía en su casa y que impidió que se escuchara el acto de repudio hacía su persona desarrollado frente a su hogar.

“Golpearon a mi mamá, no creyeron en menores ni en nadie. Estábamos tranquilos y vinieron con tremenda mala forma, entraron a la casa, tumbaron el equipo (de audio)”, explicó el hermano de Osmani.

También la exfiscal cubana Yeilis Torres Cruz, confirmó que la invasión a los hogares es una práctica común para los agresores en la isla:

“…vinieron a mi casa a humillarme y yo no me dejo humillar por nadie… tienen un miedo y nos quieren implantar el terror a nosotros… me querían poner prisión domiciliaria pero no, le dije que si me querían poner prisión domiciliaria que me llevaran directo a prisión. Esperemos el día del juicio por desacato qué pasa, vamos a esperar”, contó la cubana que terminó con expediente policial abierto aunque como asegura, no faltó el respeto a nadie.

TOMADO DE CUBITANOW

Share This
A %d blogueros les gusta esto: