Actualidad, acontecimientos y lucha continua por una Cuba Libre
RegistrateInicia Sección

Todo ha salido a la luz pública gracias a un reporte de la prensa. Según explican, su nombre es Giraldo Castillo y en Miami trabaja como gerente de Latam Cargo en el Aeropuerto de esa urbe.

Una nota de El Nuevo Herald asegura que Castillo saca partido de su amistad con René González Sehwerert, uno de los cinco espías cubanos condenados en Estados Unidos y luego de varios años devueltos a la isla.

El portal refiere que este residente en ‘La Ciudad del Sol’ tiene en la capital cubana una casa de dos pisos con un restaurante de lujo, en el que la escasez no es una preocupación.

Los lujos del negocio pasan inadvertidos para las autoridades, añade el artículo para el que dio testimonio Herald Orlando Rodríguez, quien trabajó como subordinado de Castillo por diez años en Latam Airlines.

“Su amistad con el espía René González es lo que le permite tener una paladar donde no falta nada. En ese restaurante hay desde cocinas que compiten con cualquier restaurante de Estados Unidos hasta un abastecimiento de primera, imposible de encontrar en otro lugar de Cuba”, dijo Rodríguez.  

Asimismo, agregó que, de acuerdo con afirmaciones de las redes sociales, Castillo es el propietario de la Cafetería restaurante Café Crystal, en el municipio Cotorro, La Habana, “ha violado reiteradamente las normas de seguridad de Latam y favorece a los empleados que hablan bien del gobierno cubano. A los que critican al sistema les hace la vida imposible”.

Según la nota, Castillo no teme mostrar al mundo su relación de amistad con René González, sin embargo, le negó al rotativo, en una llamada telefónica, la veracidad de las imágenes en las que se le ve con el exespía.

De esas “estupideces”. “Mis abogados ya se están haciendo cargo”, dijo a El Nuevo Herald.

Por su parte, Latam respondió en un correo electrónico al diario que no tiene evidencia de que Castillo haya tenido “ninguna conducta ilegal”; y el abogado Santiago Alpízar, cofundador de Cuba Represor ID, una ONG que identifica a presuntos represores cubanos en Estados Unidos, señaló que no constituye un delito “ser amigo de un espía”.

“Si esa persona tiene acceso a información que pueda comprometer la seguridad nacional de Estados Unidos tal vez pueda ser objeto de una investigación del Buró Federal de Investigaciones”, agregó Alpízar.

TOMADO DE CUBITANOW

Share This
A %d blogueros les gusta esto: