Denuncian muerte de un anciano cubano por negligencia del sistema de salud en la isla

El denunciante explicó que, su abuelo El hombre dijo en su denuncia que su abuelo, “siempre creyó en una revolución que lo dejo morir, una revolución por la cual él hizo mucho y ella no hizo nada por él”

La negligencia del sistema de salud cubano deja morir de COVID-19 a un anciano cubano / Foto: David Noy en Facebook

Un hombre identificado como David Peña Noy utilizó sus redes sociales para hacer una denuncia en contra de la negligencia del sistema de salud en la isla, tras la muerte de su abuelo, quien no fue oportunamente atendido por coronavirus.

El joven aseguró que, solo apuntaría contra el fracasado sistema de salud cubano, sin incluir las labores del personal médico y de enfermeros intensivistas, ya que a su juicio, estos están trabajando en medio de una carencia de medios al frente de la batalla contra la COVID-19, “por culpa de un estado que es incapaz de garantizar medicinas y recursos para combatir el virus)”.

El relato del joven sobre la negligencia del sistema de salud indica que, el pasado 22 de junio a las 5:00 de la mañana llevaron a su abuelo hasta el Policlínico Finlay en Camagüey, debido a que presentaba síntomas respiratorios y resaltó que el anciano cubano estuvo esperando varios días un test rápido o un PCR, para confirmar si tenía COVID-19 debido a que varios familiares estaban contagiados, pero en la institución de salud se negaron a hacerle una prueba antígeno por supuesta falta de guantes.

“De allí insultados nos trasladamos a el policlínico Pirre, donde el encargado de los test nos informó que tampoco podía hacerlo porque ese lugar era para personas con síntomas (mi abuelo con una falta de aire que no podía ni hablar), luego de un tiempo de discusión logramos que le hicieran un test (el cual dio positivo) Inmediatamente volvimos para el Finlay a hacerle el PCR y allí de nuevo con las trabas ‘no se podía hacer porque la encargada del laboratorio no tenía bata’, de nuevo a discutir, hasta que después de varias horas se lo logramos hacer”,denunció Peña Noy.

Pese a los síntomas respiratorios y a que la prueba antígeno resultó positiva, el anciano cubano fue enviado a su casa a esperar el transporte para que lo llevara a el centro de aislamiento, no obstante, el abuelo estuvo tres días a la espera del vehículo, a pesar que todos los días le reportaban que lo irían a buscar.

Después de tres días el hombre comenzó a presentar fiebre y una mayor dificultad para respirar, por lo que su nieto en medio de la desesperación llamó al puesto de mando del policlínico Finlay e intercambió palabras fuertes con la encargada de atender a la población.

“Ese día como a las 9:20 pm fue que llegaron a por mi abuelo, pienso que ya era muy tarde, ya los pulmones se habían complicado, y aún con la situación en la que se encontraba no lo llevaron ni para un hospital, fue para un centro de aislamiento, la escuela formadora de maestros donde pasó 2 días. Luego de varias quejas y de empeorar su estado de salud lo trasladaron al hospital Amalia Simoni, donde ya era muy tarde y con su salud deteriorada”,

resaltó Peña sobre la negligencia del sistema de salud cubano.

Debido a las compicaciones de salud, luego de estar dos días en el hospital “hubo que trasladarlo a la sala de intermedia, y conectarlo a un ventilador donde pasó sus últimos 3 días (Aclaro, buscando información sobre su estado por amistades ya que ni siquiera cogían el teléfono de la sala a ninguna hora)”, dijo el joven.

Lamentablemente, el abuelo de Peña falleció este viernes a la 1:40 de la mañana, sin embargo, en horas de la tarde sus familiares desconocían las causas, solo les informaron que el anciano falleció por COVID 19. “Ahora tendremos que esperar ahogados por la impotencia a que el doctor Durán en su parte de mentiras diga “Ciudadano cubano de la provincia Camagüey del municipio cabecera, de 78 años de edad con antecedentes de hipertensión arterial, falleció a causa de …., hizo una estadía hospitalaria de …., las condolencias a sus familiares”, añadió David haciendo referencia a los partes diarios sobre la COVID-19 en Cuba ofrecidos por el régimen.

A juicio del joven, su abuelo no falleció por COVID-19, sino por la negligencia del sistema de salud en Cuba el cual “no sirve para nada”, con el que muchos cubanos han perdido a sus familiares por la gratuidad del sistema.

El hombre dijo en su denuncia que su abuelo, “siempre creyó en una revolución que lo dejo morir, una revolución por la cual él hizo mucho y ella no hizo nada por él, un partido comunista al cual pertenecía y ni siquiera lo recordó en su gravedad, una organización de combatientes que tampoco hizo nada por él“.

En medio de su indignación, Peña Noy pidió que todos los cubanos compartan la publicación para que a sus familias no les pase lo mismo en medio de la actual situación sanitaria en la isla.

“Ya esto no hay quien lo aguante, solo le pido que se cuiden porque es triste estar en la situación de todos en mi familia (…) Que no tenemos ni siquiera un lugar para quejarnos y ser escuchados y es triste ver un familiar por última vez montarse en un ómnibus y regresar en cenizas”,

finalizó el joven.

TTOMADO DE CUBANOSPORELMUNDO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.