“Se ha intensificado rápidamente”, explicó la meteoróloga Miriam Teresita Llanes en la edición estelar del NTV

Huracán Delta

En horas de la noche del lunes, la tormenta tropical Delta se convirtió en un huracán. Si bien los especialistas no consideran que el sistema llegue a ser una amenaza directa sobre todo el territorio cubano, traerá consigo chubascos, lluvias y tormentas eléctricas que afectarán, sobre todo, al occidente de la Isla.

De acuerdo con el último parte emitido por el Instituto de Meteorología (INSMET), Delta —un huracán categoría 1 en la escala Saffir Simpson— se acerca al territorio nacional con vientos máximos sostenidos de 120 kilómetros por hora, con fuerza de tormenta tropical.

A la par, se prevén inundaciones en zonas bajas de la costa sur de la Isla de la Juventud, Pinar del Río y Artemisa. Estas tres áreas ya se encuentran en fase “informativa” desde el lunes. Asismismo, se indicó que, como consecuencia de algunas bandas externas del fenómeno meteorológico que han llegado a la región oriental de Cuba, la otra mitad del país también podría sufrir fuertes lluvias.

“Se ha intensificado rápidamente, tiene una magnífica estructura, se ha concentrado la nubosidad alrededor del centro, con fuerte actividad de nublados, chubascos y tormentas eléctricas, y una extensa área de nublados que abarca todo el Caribe central”, explicó la meteoróloga Miriam Teresita Llanes en la edición estelar del Noticiero Nacional de la Televisión (NTV).

Cerca de las 8:00 p.m (hora local), Delta se encontraba en los 16.5 grados de latitud Norte y 79.6 grados de longitud Oeste. Es decir, a unos 355 kilómetros al sur sudeste de Gran Caimán y a unos 900 kilómetros al este sureste de Cozumel, México. El Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Estados Unidos calificó este sistema como el noveno de la actual temporada del Atlántico 2020.

Temporada ciclónica 2020

El 1 de junio, se dio inicio a la temporada ciclónica en el área geográfica del océano Atlántico, con fecha de cierre para finales de noviembre. En su momento, el doctor Celso Pazos Alberdi, director del INSMET, pronosticó una “temporada activa” con la formación de 15 ciclones tropicales. De los cuales, ocho podrían alcanzar la categoría de huracán.

Por lo visto, la realidad sobrepasó los pronósticos. Hasta la fecha, se han registrado 24 tormentas tropicales, marcando la segunda vez en la historia en que se agotan los nombres para los ciclones. Ello, ha obligado a la comunidad científica a recurrir a las cuatro primeras letras del alfabeto griego. Algo similar ocurrió en 2005, cuando se acabaron los 21 nombres aprobados por la Organización Meteorológica Mundial.

Esta temporada también estuvo marcada por la formación simultánea de tres tormentas con nombre en el Atlántico: Wilfred, Alpha y Beta. Algo que no se veía desde agosto de 1893. Otro récord impuesto fue la generación de 90 días de energía ciclónica acumulada (ACE, por sus siglas en inglés). Esta métrica integrada, representa la intensidad y duración de las tormentas.

Tomado De Periodicocubano

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.