Declaran culpable de asesinato, tortura, violación, esclavitud sexual y varias otras decenas de delitos a uno de los criminales más crueles del siglo

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Cuba
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

El propio acusado pasó de ser una víctima del grupo terrorista Ejército de Resistencia del Señor de Uganda a convertirse en uno de sus líderes.

Dominic Ongwen, alto comandante del Ejército de Resistencia del Señor en la sala de audiencias de la Corte Penal Internacional en La Haya, 6 de diciembre de 2016.

Dominic Ongwen, alto comandante del Ejército de Resistencia del Señor (LRA) de Uganda, fue declarado culpable por la Corte Penal Internacional de La Haya de un total de 61 crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra cometidos en el norte del país entre julio de 2002 y diciembre de 2005. El LRA está considerado como una secta destructiva y una organización extremista que busca instaurar una teocracia cristiana en el país africano.

Entre sus delitos figuran «asesinato, tortura, esclavitud, atentados a la dignidad personal, saqueos, destrucción de bienes y persecución» perpetrados en el contexto de ataques contra campamentos de desplazados internos, además de «delitos sexuales y de género», entre ellos «matrimonio forzado, tortura, violación, esclavitud sexual, embarazo forzado» que cometió contra mujeres y niñas.

Decenas de personas murieron en cada uno de esos ataques a campos de refugiados. Según testigos, Ongwen una vez ordenó a sus soldados que «mataran, cocinaran y comieran» a víctimas civiles. 

Ongwen también reclutaba a niños menores de 15 años en una brigada y los utilizaba «para participar activamente en las hostilidades». El juicio en su contra se inició en diciembre de 2016. La semana pasada, después de 234 audiencias, el tribunal concluyó que Dominic Ongwen es totalmente responsable de todos esos crímenes. La sentencia se dará a conocer más adelante.

El propio Ongwen pasó de ser una víctima del LRA a convertirse en uno de sus líderes. Nacido en 1975 en el pueblo de Kurum, fue secuestrado a la edad de 12 o 13 años por el grupo terrorista, fundado en 1987 por Joseph Kony.

Durante décadas, los combatientes del LRA han acabado con la vida de más de 100.000 personas y capturado a más de 60.000 menores, muchos de los cuales luego se convirtieron en niños soldados que fueron entrenados en condiciones de extrema crueldad. Según los testimonios, los niños eran golpeados y en caso de desobediencia eran asesinados con brutalidad. Además, se les exigía actuar con la misma crueldad hacia los presos y la población civil.

Cuando en 2005 la Corte Penal Internacional emitió órdenes de arresto contra cinco líderes del LRA, incluido Dominic Ongwen, las autoridades estadounidenses prometieron una recompensa de 5 millones de dólares por información sobre su paradero. Debido a los conflictos internos entre este y el fundador de la organización, Joseph Kony, Ongwen permaneció detenido desde 2014 en un campamento del LRA en la República Centroafricana, desde donde huyó y se rindió ante las fuerzas especiales estadounidenses cercanas, que lo entregaron al Tribunal de La Haya.

Tomado De ACTUALIDAD.RT

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.