Al día con Florencia, Cuba y el Mundo

Decenas de vendedores agrícolas cubanos han cerrado sus puestos por el tope de precios y el acoso de los inspectores

‘El Estado no nos da nada y siempre lo tenemos encima’, dice un vendedor de carne de la capital.

Punto de venta de productos agrícolas. EFE

La inflación generada por la llamada Tarea Ordenamiento y el empecinamiento del Gobierno en controlar artificialmente los precios han llevado al cierre de centenares de puntos gestionados por trabajadores privados, dedicados a la venta de productos agrícolas.

El diario oficial Granma informó que en las dos primeras semanas de enero (los primeros 15 días de la Tarea Ordenamiento) habían dejado de funcionar 600 de esos puntos de venta. Aunque muchos de esos cierres ocurrieron tras actuaciones del Gobierno contra alteraciones de precios y otras «violaciones» encontradas en más de 50.000 inspecciones realizadas en todo el país, también se debieron a que los negocios se volvieron irrentables para sus gestores.

El 5 de febrero, el programa de la televisión estatal Mesa Redonda informó que para combatir «ilegalidades» se habían impuesto solo en la capital 650 multas a vendedores de productos agrícolas, en su mayoría por violaciones de precios. Las multas oscilaban entre los 7.000 y 8.000 pesos.

Seis días después, la Agencia Cubana de Noticias reportó al menos 200 sanciones de entre 5.000 y 15.000 en mercados agropecuarios durante solo una semana, por diversas infracciones relacionadas también con los precios.

DIARIO DE CUBA conversó con varios vendedores de puestos agrícolas habaneros que aún se mantienen trabajando, aunque las constantes inspecciones los obligan a improvisar estrategias para sobrevivir.

«A nosotros el Estado no nos da nada y siempre lo tenemos encima», dijo Ramón Martínez, un carnicero del municipio Plaza de la Revolución. «Cada día compro el cerdo más caro. Cuando comencé este negocio, el año pasado, lo compraba a 45 pesos la libra, pero ya está a 63, por lo cual debo venderlo a 70 para ganar algo. En diciembre el Gobierno topó nuevamente los precios y el más alto en el caso de la carne es el bistec, a 55. Ahora mismo es imposible vender a ese precio porque lo compro mucho más caro», explicó.

«Si viene un inspector y se percata de eso, te pone una multa, y ese es uno de los motivos por los que muchos puestos han cerrado», añadió el vendedor. «A mí me pusieron una multa de 1.000 pesos porque no podía vender manteca ni chicharrones por no estar comprendido en la licencia. Para poder sobrevivir, solo le estoy vendiendo a personas que conozco, y siempre ando con sigilo porque nunca se sabe de qué manera se camuflan los inspectores para poner una multa».

Para Abel Salgado, quien tiene un puesto en la Víbora, «el que puso los precios topados no sabe nada de agricultura y está de espaldas a la realidad«.

«Imagínate que el precio topado de la libra de frijoles colorados está en 16 pesos y a mí me la venden a 45. Por eso la oferto escondido a 50 pesos, pero ese precio no puedo ponerlo en la tablilla porque me multan. Así me pasa con la mayoría de los productos que vendo, como malanga, col, tomate y pepino», detalló Salgado.

Por violar en más de una ocasión los precios topados, a Sergio Bustamante, quien tenía un puesto de viandas y vegetales en el Cerro, le advirtieron que podría ir a prisión. «Como no puedo vender a precios topados porque no tiene sentido, me pusieron dos multas altísimas que ya pagué, pero aún así seguí vendiendo con los precios que yo ponía en tablilla, por encima de los topados», relató.

«La última vez la amenaza fue más clara, me podían procesar por alteración de precios y tuve que cerrar el puesto a mediados de enero, no tuve alternativa«, confesó Bustamante visiblemente molesto.

Las autoridades han conminado a la población a denunciar por cualquier vía a los vendedores que suban los precios por encima de lo establecido. En ocasiones los inspectores se hacen pasar por simples clientes para detectar las «irregularidades» y poner multas.

Martínez Gómez, el vendedor de carne, piensa en engrosar la lista de los que han cerrado. «Me veo muy apretado con los números, pero en medio de esta situación tengo pocas opciones. Mientras no podamos comprar y vender libremente, sin tantas trabas, este país no levantará jamás».

Tomado De DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: