Al día con Florencia, Cuba y el Mundo

¿De qué mueren los cubanos?

Un análisis estadístico de las principales causas de muertes en Cuba y el mundo en los últimos 20 años.

Carretas utilizadas como ambulancias y exibidas durante la celebración del 1 de Mayo de 2018 en Placetas, Villa Clara. DANILO MALDONADO / INSTAGRAM

Entre 2000 y 2019, en Cuba se mantuvieron más o menos estables en los primeros diez lugares las mismas causas de muerte. Lo que llama la atención es que, en el transcurso de esos 20 años, la tasa por 100.000 habitantes de cada una de esas causas aumentó considerablemente, a excepción de dos casos.

Las cinco primeras causas de muerte en Cuba a lo largo de estas dos décadas han sido: las enfermedades del corazón, los tumores malignos, las enfermedades cerebrovasculares, la influenza/neumonía y los accidentes. Según los datos ofrecidos por la Oficina Nacional de Estadística e Información (ONEI), la cantidad de pérdidas de vidas provocadas por estas afectaciones no han hecho más que aumentar.

Las muertes por enfermedades del corazón de 2000 a 2019 crecieron en 57,9 fallecimientos más por cada 100 000 habitantes. Por tumores malignos, el aumento de la tasa fue de 76,9 muertes, por enfermedades cerebrovasculares de 16,7, por influenza/neumonía de 28,5 y por accidentes de 4,3.

Para ilustrar un poco el significado de estas tasas basta decir que, por ejemplo, hace dos décadas murieron 20.258 cubanos por enfermedades del corazón en un año, mientras que en 2019 murieron 26.736. Si bien el aumento de la población afecta estadísticamente la interpretación del valor total de fallecimientos, no ocurre así con las tasas. De todas formas, 6.478 muertes más solo por esta causa cuestionan el discurso oficial cubano de un aumento en la calidad de vida de los ciudadanos y en la eficiencia de su sistema de salud.

En el resto de las cinco causas de muertes, según la ONEI, ocurrieron pequeños cambios en los últimos 20 años. El más significativo de ellos está asociado a las “lesiones autoinflingidas intencionalmente”, un eufemismo del sistema cubano de salud para evitar la palabra suicidio.

El suicidio ocupó en 2019 la décima causa de decesos en la Isla, con una tasa de 13 muertes por cada 100.000 habitantes (1.462 suicidios). En cambio, es dudosa la cifra en el 2000, ya que entonces se usaba un eufemismo aún más imposible: “lesiones autoinflingidas accidentalmente”. Si se tomara esta última como suicidio, significa que, en 20 años, esta causa pasó del octavo lugar al décimo, disminuyendo su tasa en 3,4.

La otra tasa que disminuyó fue la de muertes por enfermedades de las arterias, arteriolas y vasos capilares, la cual pasó del sexto lugar, en el 2000, al séptimo, en 2019, con una diferencia de 7,9 fallecimientos menos por cada 100.000 habitantes.

Por otro lado, aumentó la tasa de decesos por enfermedades crónicas de las vías respiratorias inferiores en 17,5 muertes, por diabetes mellitus en 7,3 y por cirrosis y otras enfermedades crónicas del hígado en 8,5.

¿De qué muere la gente en el resto del mundo?

La Organización Mundial de la Salud (OMS), reveló el pasado 9 de diciembre un estudio que analizaba estadísticamente las principales causas de muerte en el mundo durante los últimos 20 años. Una de las conclusiones más preocupantes del estudio es que, del 2000 al 2019, las enfermedades no transmisibles pasaron de ser cuatro de las principales 10 causas de muerte a siete.

Los datos revelan que en las dos últimas décadas hay una tendencia a la mortalidad por enfermedades y traumatismo. Esto provocó que la máxima institución sanitaria mundial hiciera un llamado a los gobiernos del mundo a prestar atención al tratamiento del cáncer, la diabetes, las neumopatías crónicas y, especialmente, a las enfermedades cardiovasculares y la prevención de traumatismos.

Durante los últimos 20 años, señaló la OMS, las cardiopatías son la principal causa de mortalidad en el mundo. No obstante, advirtió que actualmente estas enfermedades provocan más muertes que nunca. Desde el 2000 a la fecha, las cardiopatías han aumentado su número de muertes en más de 2 millones de personas, hasta llegar a casi 9 millones en 2019. Esto último representa el 16% del total de muertes en el planeta durante un año. Según la estadística, los decesos por esta causa aumentaron en la región del Pacífico occidental a la vez que disminuyó relativamente en Europa.

Por otra parte, llama la atención el aumento de fallecimientos por Alzheimer y otras formas de demencia, las cuales ocupan el tercer lugar entre las causas de muerte en América y Europa. Más del 60% de estas afecciones son padecidas fatalmente por mujeres.

En estas dos décadas, las muertes por diabetes aumentaron en un 70% a nivel mundial, las cuales sucedieron en un 80% en hombres.

Entre las enfermedades transmisibles, la neumonía y otras afecciones de las vías respiratorias inferiores fueron el grupo más mortífero, llegando a ocupar el cuarto lugar entre las causas de muertes globales. Sin embargo, el número de fallecimientos en 2019 por estos males es considerablemente menor al del año 2000.

Otras enfermedades transmisibles también han disminuido su mortalidad, como es el caso del VIH/SIDA, que pasó de ser la octava causa de muertes en el 2000 a ser la decimonovena en el 2019. Incluso en África los decesos asociados a este virus han disminuido a más de la mitad.

Las muertes por tuberculosis también disminuyeron en estos 20 años al reducirse un 30% en todo el planeta y pasar del séptimo lugar de las causas de mortalidad en 2000 al decimotercero en 2019.

Otro de los datos más interesantes publicados por la OMS remite a una tendencia creciente a la longevidad, de manera que en 2019 las personas vivían seis años más en el 2000. Sin embargo, de esos seis años adicionales el último no se vivió gozando de buena salud.

Las estadísticas indican que si bien las causas de muerte son menos mortíferas, sí han provocado un aumento de las discapacidades y el deterioro del nivel de vida a escala mundial. Ejemplo de ello son los traumatismos, específicamente los asociados a accidentes de tránsito, cuyas víctimas son hombres en un 75%.

El consumo de drogas también aparece como una de las principales causas de discapacidad y pérdida de años de vida, triplicándose a nivel mundial. En el caso específico del continente americano es donde único aparece como uno de los 10 factores que contribuyen al deterioro de la salud humana. No obstante, en el resto de las regiones ni siquiera aparece entre los 25 primeros lugares.

Tomado De DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: