De entrada, Biden no modificará la política contra el régimen de Venezuela

Al menos al principio, la política que se hereda de Trump no va a tener ningún cambio drástico con la nueva Administración de EEUU.

Joe Biden (izq.) conversa con Nicolás Maduro, en Brasilia, 2015. AP

Las dos grandes expectativas del chavismo, con el cambio de mando en EEUU, no se cumplirán. De entrada, según analistas consultados por DIARIO DE CUBA, no se espera una modificación significativa de lo que ha sido la política implementada por Donald Trump, ahora que la Casa Blanca tiene como inquilino a Joe Biden.

Para el chavismo fue una buena noticia la derrota electoral de Trump, quien entre 2019 y 2020 había mantenido la política de «máxima presión» sobre el régimen de Nicolás Maduro. Esto se tradujo en numerosas sanciones individuales y financieras para la petrolera estatal PDVSA, un discurso amenazante y el respaldo sin ambages de Juan Guaidó como la figura que debería encabezar la transición democrática en Venezuela.

La llegada de Biden a la presidencia abre la posibilidad de que se construya una posición común entre EEUU y la Unión Europea (UE), para buscar una salida democrática y pacífica a la crisis venezolana. Así lo ratificó este 19 de enero el alto comisario de Política Exterior de la UE, el español Josep Borrell.

La UE, recordó Borrell, no reconoce la legitimidad de las elecciones legislativas del 6 de diciembre pasado, hechas a la medida para que el chavismo tomara el control del Parlamento y desplazara a Guaidó de lo que era hasta ese momento el único poder legítimo en Venezuela, a los ojos de la comunidad internacional.

Sin embargo, los países europeos deshojan la margarita en torno a cómo considerar a Guaidó. El chavismo tuvo una derrota diplomática en vísperas de la toma de posesión de Biden, ya que el nuevo secretario de Estado, Anthony Blinken, en una audiencia ante el Senado ratificó que Washington seguirá considerando a Guaidó «presidente interino», tal como lo decidió Trump en enero de 2019.

La segunda expectativa no satisfecha para el chavismo es que Blinken indicó que Washington no levantará la política de sanciones, aunque matizó asegurando que se manejarán de manera inteligente.

El analista Oswaldo Ramírez dijo a DIARIO DE CUBA que al menos al principio, la política que se hereda de Trump no va a tener ningún cambio drástico con la Administración Biden.

«Podemos esperar un mantenimiento absoluto de todo lo que hizo Trump en cuanto a sanciones específicas a individuos, en busca de cerrar vías de financiamiento y su utilización para control político. También van a seguir las investigaciones y sanciones a personas que tengan que ver con crimen organizado», adelantó Ramírez.

Ramírez no visualiza cambios significativos en las políticas de EEUU en relación con Venezuela, al menos en los primeros 100 días del nuevo Gobierno estadounidense.

«Quizás sí busquen incrementar la ayuda humanitaria y la coordinación con otros países, que ven el desequilibrio geopolítico que ha creado Venezuela y busquen crear un frente común. Yo creo que deben armonizar políticas que permitan un abordaje distinto, porque el objetivo sigue siendo una elección libre, justa y transparente», aseveró Ramírez.

«A corto plazo no creo que vaya a ocurrir un cambio en la política de EEUU hacia Venezuela, pero se bajará el tono, el discurso agresivo», comenta a DIARIO DE CUBA Félix Arellano, exdirector de la Escuela de Estudios Internacionales de la Universidad Central de Venezuela (UCV).

Arellano y otros analistas ven factible que EEUU, bajo este gobierno demócrata y en el marco de la reconstrucción de sus lazos con Europa, pueda propiciar una negociación política en Venezuela, cosa a la que estuvo negado Trump.

«Las conversaciones son necesarias en cualquier negociación, aunque haya personas que quieran hacer parecer que son malas. Aquí lo que se trata es de revertir la crisis estructural, además de la velocidad de deterioro del país en materia de salud, servicios públicos y costo de la vida», sostuvo por su parte Ramírez.

Sin embargo, tanto Ramírez como Arellano sostienen que cualquier negociación en Venezuela pasa, en primer lugar, por el hecho de que «Nicolás Maduro debe dar señales de que se puede conversar».

Tomado De DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.