Dato oficial: en 2021 Cuba tiene la menor cantidad de ganado vacuno de los últimos 35 años

En 1985 había más de cinco millones de cabeza de ganado

El Estado comunista ha culpado a factores externos a su gestión como los responsables por la disminución en el rebaño. (Foto: Granma)

Datos oficiales de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información de Cuba (ONEI) reflejan la profunda crisis en la agricultura cubana pues en importantes rubros como el ganado vacuno, la Isla presenta en 2021 la cifra más baja en el número de cabezas de ganado en los últimos 35 años.

Para septiembre de 2021 el país contaba con 3.712.300 cabezas de ganado, una cifra que representa un 26% menos que lo que se tenía en 1985, último año de la serie estadística que está disponible para su consulta en la ONEI.

Sin embargo, por reportes de prensa se conoce que el récord de la masa ganadera cubana se alcanzó en 1967 con más de siete millones de cabezas de ganado. Tomando esa cifra como referencia, lo que sucede en la actualidad con el rebaño vacuno en la Isla se puede catalogar como desastre.

El economista cubano Pedro Monreal, publicó un gráfico que muestra el descenso sostenido en la cantidad de ganado vacuno en los campos cubanos. Además, afirma que desde el 1985 se ha perdido la cuarta parte del rebaño bovino.

Tradicionalmente, el Estado comunista ha culpado a factores externos a su gestión como los responsables por la disminución en el rebaño. Por ejemplo, se ha significado que la sequía, la falta de pienso y de fármacos para atender a los animales son algunos causantes de la situación actual.

Si este fuera el caso, cabría preguntarse cómo es posible que esos factores se hayan mantenido por los últimos 35 años sin que hayan existido estrategia para solventar el problema.

Además, la política de penalizar el sacrifico de una res -mantenida por varias décadas- debería haber conllevado a un crecimiento de la masa ganadera, pero al tiempo que ocurrió todo lo contrario se privaba al cubano de alimentarse con un producto que es rico en valores nutricionales.

En abril de 2021 el gobierno comunista autorizó al campesino dueño de una res a poder sacrificarla y vender su carne como parte de un conjunto de medidas para estimular la producción de alimentos en un país en crisis.

Ahora los ganaderos que tuvieran una producción mayor a la contratada por el Estado podrían conseguir un permiso para vender de forma privada el excedente.

Recientemente, desde la delegación provincial de la agricultura en Camagüey se informó que desde mayo al cierre de noviembre un total de “954 productores camagüeyanos han sacrificado dos mil 551 cabezas de ganado”.

Un sencillo análisis de las cifras basta para entender que en promedio cada campesino ha sacrificado aproximadamente dos vacas en siete meses. Unos números totalmente irrisorios.

TOMADO DE PERIODICOCUBANO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%