Damnificados del huracán Ian en Cuba siguen sin ver la luz, 40 días después

Más de 106.000 viviendas continúan afectadas en Pinar del Río y en la Isla de la Juventud cerca del 25% de los hogares dañados siguen sin solución.

Arreglos en una vivienda afectada por Ian en Pinar del Río.

Myldrey, una cubana de 33 años, sigue sin electricidad en su casa desde que el huracán Ian golpeó Pinar del Río con vientos de 200 kilómetros por hora, hace más de 40 días.

Ella y su amiga lamentaron su situación en conversación con EFE a las afueras del municipio de San Juan y Martínez, que junto con la vecina localidad de San Luis, aún no alcanza el 75% de suministro eléctrico, según cifras oficiales manejadas en una reunión del Gobierno el 10 de noviembre.

«Compramos la comida del día, porque si lo haces para dos o tres días se te echa a perder. Tenemos que ir hasta Pinar del Río (unos 22 kilómetros) y conseguirla ‘por la izquierda’ en la (tienda en) moneda libremente convertible MLC porque en la bodega no hay», contó la amiga de Myldrey, de 44 años.

¿Y qué hacer con la comida cuando las cocinas son eléctricas? «Compramos petróleo o carbón», o «cortamos mata y hacemos con leña», lamentaron mientras que unos trabajadores de la estatal Unión Eléctrica intentaban reponer un poste caído a unos metros de ahí.

Ian dejó a gran parte del país sin electricidad durante una semana y desde entonces el servicio se ha ido restableciendo a cuentagotas en la provincia. Actualmente se encuentra en el 96%, según informó el jueves Cubadebate.

Los problemas en la recuperación de la provincia —sobre todo en San Juan y Martínez y San Luis— no se reducen a la electricidad. El Gobierno ha reconocido que será difícil conseguir en el corto plazo todos los materiales para la reconstrucción de las más de 108.000 viviendas parcial o totalmente destruidas por el huracán.

La cifra de viviendas afectadas total o parcialmente ha disminuido a 106.299, informó la presidenta del Consejo de Defensa de la provincia de Pinar del Río, Yamilé Ramos Cordero, en reunión encabezada por el gobernante Miguel Díaz-Canel. Pero desde el paso del meteoro a finales de septiembre, solo se han recuperado 7.119 viviendas en la provincia.

René Mesa Villafaña, ministro de la Construcción, dijo que «la entrada de recursos continúa siendo estable y se sigue potenciando la producción local de materiales«. Más de 236.000 tejas de asbesto cemento y más de 90,000 de zinc se han distribuido a los puntos de venta de Pinar del Río, afirmó.

Sin embargo, la falta de materiales perjudica a personas como José Ariel, quien dijo a EFE que se las ingenia como puede. El pescador de 25 años de San Juan y Martínez repuso su techo con unas planchas de zinc que recolectó con sus vecinos. Apenas un día antes de hablar con la agencia española recibió por primera vez la visita de una brigada del Gobierno.

«Dijimos que nos hacía falta cemento, pero (nos contestaron que) no había. Nos dijeron: ‘ya ustedes tienen techo, ya están viviendo’ y no te dan nada», protesta.

La electricidad volvió «hace como dos semanas», pero el joven manifestó que se sintió desamparado durante el mes posterior a Ian, en el que tampoco tuvo agua: «Pagamos unos 2.500 pesos (104 dólares al cambio oficial) por unas pipas que venían acá».

Un total de 164 de las 176 fuentes de abasto de agua que tiene la provincia de Pinar del Río se encuentran en funcionamiento, según informó el diario oficial Granma.

Caridad Martínez, un hombre de 79 años que vende miel de abeja en el portal de su casa en la cabecera municipal de San Juan y Martínez, compartió las mismas críticas.

«Necesito cemento para pegar las láminas de mi techo, mi cama está empapada, pero me dijeron que no hacía falta darme nada«, dijo a EFE mientras mostraba su dormitorio.

La falta de insumos para reconstruir ha sido aprovechada por los revendedores, quienes los han ofertado a precios exorbitantes en páginas de Facebook o grupos de WhatsApp y Telegram. La corrupción está enquistada en sistema en Cuba—cada vez es más común ver en reventa productos que casi no hay en los comercios– y se ha exacerbado desde el inicio de la pandemia pese a las batidas periódicas del régimen contras las ilegalidades, que no van a la raíz del problema.

«No tienen vergüenza, mire usted que ya es difícil conseguir cosas, pero esto es aprovecharse de la necesidad de la gente», lamentó Martínez.

Situación en la Isla de la Juventud

Según publicó el diario oficial Granmacerca del 25% de las casas afectadas por Ian en la Isla de la Juventud siguen sin solución.

Más del 75% de los 278 inmuebles impactados por el huracán Ian en el municipio especial Isla de la Juventud ya se recuperó por completo, así como el 80% de las 269 casas reportadas con daños parciales y totales de cubierta volvieron a la normalidad, señaló la nota.

Zunilda García Garcés, primera secretaria del Partido en ese territorio, citada por la Agencia Cubana de Noticias, explicó que la Dirección Municipal de la Vivienda informó que quedan pendientes 15 familias por recibir los materiales de la construcción necesarios, recursos disponibles y asignados en la red de puntos de venta del comercio minorista.

Puntualizó que se decidió priorizar, en la reconstrucción de sus viviendas, a las seis familias damnificadas en la comunidad costera de Cocodrilo, y la registrada en el consejo popular de Patria, por estar estas entre las zonas más distantes de la ciudad cabecera, y ser de las más afectadas por derrumbes totales a causa de los vientos huracanados de Ian.

Vianiuska Puebla Pérez, directora municipal de la Vivienda, refirió que la solución para esos casos será la construcción de células básicas habitacionales, a partir del sistema prefabricado Sandino, que admite cualquier solución de cubierta, tales como planchas acanaladas de asbesto-cemento, canalón de asbesto-cemento, losas de hormigón ligero y losas fundidas.

La empresa de Mantenimiento a Inmuebles del Poder Popular asumirá estos objetos de obra, afirmó.

Dijo que se trabaja en la culminación de los proyectos de rehabilitación integral de los dos derrumbes parciales reportados en los consejos populares de La Reforma (rural) y Pueblo Nuevo (urbano), proceso de recuperación que tendrá que ser asumido en parte por los centros laborales a los que pertenecen los damnificados.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%