Cubanos viven entre aguas residuales y una línea de tren al borde del colapso

Anuncios
Foto de: Escambray

Un poblado de Sancti Spíritus padece entre los desperdicios de una entidad cercana, ahora la prensa local alerta el estado de deterioro de la línea de ferrocarril que pasa por ahí y la posibilidad de una tragedia.

El matadero Víctor Ibarra, expulsa sus aguas residuales ‘como un río y se acumulan en una parte de la vía férrea por la zona de El Rastro, en Sancti Spíritus.

“Allí el panorama asusta, sobre todo por la fetidez y el alto grado de contaminación ambiental que predominan en el lugar”, dice el diario Escambray.

Según un reportaje de ese medio local: “vecinos del barrio Loma de la Cruz y otros que llegan de áreas cercanas se ocupan de rastrear cada pedazo de desperdicio que sale por los registros de aguas residuales, la mayoría obstruidos y donde colocan protectores de ventilador o cualquier otro objeto que les sirva para “atrapar” el “alimento”, que, según ellos, destinan a la nutrición de cerdos y perros”.

Escambray describe la situación como “un río de agua rojiza que corre constantemente entre los rieles del ferrocarril es cada vez más caudaloso. En el medio de esta inmundicia, dos hombres, cubeta en mano, “bucean” cada pedazo de pellejo, coágulo de sangre o víscera que brota desde el registro obstruido”.

En el reporte alegan que “los hechos resultan increíbles, mucho más cuando esta parte de la ciudad presenta múltiples casos de dengue y, según refieren algunos moradores, hasta focos del mosquito Aedes aegypti se encontraron recientemente en una laguna que se ha formado a escasos metros de la base de la vía”.

Mientras, enumeran como las consecuencias palpables del problema que “la línea del ferrocarril está a punto del colapso, a pesar de que por ella transitan los trenes que entran o salen de la ciudad de Sancti Spíritus, los que trasladan todos los productos de la canasta familiar normada, la compota que llega a todos los niños de Cuba, la caña que se cosecha en el sur del territorio e, incluso, los que mueven a pasajeros entre Zaza del Medio y Tunas de Zaza o a los espirituanos que van o regresan de La Habana cuando funciona el tren Espirituano”.

“Cansados están los vecinos del barrio de plantear una y otra vez el problema que los afecta, pero según ellos las justificaciones llueven: que si la culpa es del matadero, que si no existe un presupuesto para asumir las labores, que si a la tubería inicial se le incorporaron los residuales de toda la barriada y la capacidad de evacuación es poca, que si es un problema multifactorial… Lo cierto es que aún no aparece quien le ponga freno al asunto”, explican.

TOMADO DE CUBITANOW

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.