Cubanos varados en otros países serán dados de baja en «la libreta»

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Cuba
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

«Toda persona que lleve más de 3 meses residiendo en el exterior se le debe dar baja por el jefe de núcleo en la libreta de abastecimiento”, informó el MINCIN

El Ministerio de Comercio Interior de Cuba (MINCIN) refirió este 19 de enero en Twitter tras la interrogante de una consumidora, que “toda persona que lleve más de 3 meses residiendo en el exterior se le debe dar baja por el jefe de núcleo en la libreta de abastecimiento”.

“En cuanto retorne al país se dará de alta en su ORC [Oficina del Registro de Consumidores, denominadas anteriormente OFICODA] correspondiente”. Precisaron también, que para más información las personas podían comunicarse a través del teléfono 78670009 del Departamento ORC MINCIN.

Esta respuesta fue emitida a la usuaria en Twitter @Minerva16578007, quien publicó: “Quisiera saber si las personas con residencia cubana que aún no han podido entrar al país por la covid-19,pierden el derecho de  su canasta básica normada”. “Espero respuesta, ya que tengo esa situación con mi hija y mis dos nietos”, puntualizó.

A inicios de octubre pasado el presidente designado, Miguel Díaz-Canel, confirmó la desaparición de la libreta de abastecimiento -con la que los cubanos adquieren unos pocos productos básicos “a precios subvencionados”-.

A partir del inicio de la llamada “Tarea Ordenamiento” este año para el proceso de unificación monetaria en la isla, la realidad es, que los pocos productos que incluye la canasta básica resultan prácticamente impagables para la mayoría de las familias con el incremento de sus costos.

 En una criticada comparecencia televisiva especial, en el programa gubernamental Mesa Redonda, Díaz-Canel explicó que esta cartilla de racionamiento con casi seis décadas de historia se mantendrá vigente solo en una primera etapa tras la unificación monetaria, e instó a los ciudadanos a permanecer atentos a los próximos anuncios de la dictadura.

Hace sesenta años la naciente “Revolución Cubana” creó un sistema de subvención y racionamiento de los alimentos con el objetivo de garantizar que los productos básicos fueran asequibles a toda la población.

La Libreta tuvo y tiene defensores y detractores. Los ciudadanos se dividen entre quienes temen que su desaparición provoque hambre entre los pobres y quienes creen que es más barato subvencionar a las personas que a los productos.

Y entre los detractores están quienes ven a “la libreta” como un recordatorio de la miseria, de la incapacidad del régimen para dar comida suficiente a todos los cubanos, un problema crónico que persiste desde el mismo triunfo de la “revolución”.

En la actualidad Cuba gasta más de 1000 millones de dólares anuales en subvenciones a los alimentos que se entregan a través la Libreta de Abastecimientos a todos los ciudadanos, los cuales solo pagan un 12% del valor real de los productos.

En 2011, Raúl Castro justificó la eliminación gradual de la libreta, porque además de ser «una carga insoportable» para el Estado, desalienta el trabajo y genera «ilegalidades», pero ahí sigue, como los destartalados autos de la era soviética que, por no tener dinero ni opciones para reponerlos, los cubanos continúan usando con remiendos y tapones.

Tomado De ADNCUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.