Cubanos recuperan auto robado en Ciego de Ávila

Facebook / Yilka Miriam Fuentes

Una familia de cubanos en Ciego de Ávila logró recuperar un automóvil Moskvitch, de color blanco, que le habían robado esta semana y traerlo de regreso a casa, según comunicaron en redes sociales el miércoles.

Antonio Herrera agradeció en Facebook la preocupación de las personas que compartieron su denuncia. “Gracias a todos los preocupados. Ya apareció el carro, por Morón, por suerte hasta ahora entero. Muy agradecidos por todos los que comentaron”, dijo.

Según la publicación, el auto fue hallado en el municipio de Morón, a más de 35 kilómetros del lugar donde presuntamente lo habían sustraído, en la calle Libertad, frente a la sede local de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) y la óptica, en el municipio cabecera de Ciego de Ávila.

Herrera no ofreció detalles de cómo consiguió recuperar el vehículo. El martes, la cubana Yilka Miriam Fuentes había denunciado el robo del carro, ofreciendo además una recompensa de 50 000 pesos a quien diera información para conocer el paradero del auto. Un día después agradecía haberlo encontrado.

Los ladrones habrían forzado la puerta del Moskvitch para llevárselo, en horario del mediodía. Al parecer estuvo más de 24 horas desaparecido. “Qué bueno porque a mí me llevaron un motor y todavía ni respuesta me dio la policía”, comentó un usuario entre las decenas de internautas que celebraron la buena noticia.

Otro de los comentarios explica que una persona informó a la policía del lugar donde apareció el auto y las autoridades acudieron pronto, lo que permitió a la familia la rápida recuperación del medio de transporte.

En Cuba poseer un automóvil puede considerarse prácticamente un lujo, no solo por los precios en los que se adquieren, sino por el costo de mantenerlos circulando entre las deterioradas calles. Los autos Moskvitch son de uso bastante común en la isla y pasan de generación a generación en las familias. Fabricados en la extinta Unión Soviética, ingresaron al país gracias a las buenas relaciones entre el régimen de La Habana y la URSS.

Durante los últimos meses se ha evidenciado en Cuba una mayor acción o movilización de la sociedad en torno a hechos criminales, ante la aparente inactividad de la policía frente a sucesos de esta índole.

Como ejemplos pueden citarse las capturas de ladrones a manos de vecinos, varias de ellas compartidas en redes sociales. El martes, se viralizó en Facebook un video que mostraba a jóvenes atrapando un presunto delincuente en la localidad habanera de Playa.

“Asqueroso” y “ponte a trabajar”, fueron algunos de los gritos que lanzaban contra el acusado un grupo enardecido que lo acompañó por varias cuadras hasta que las autoridades se lo llevaron del lugar a borde de una patrulla.

El usuario que grabó las imágenes lamentó que el hombre se dedicara a sustraer propiedades de los vecinos en vez de “luchar” como estaban haciendo todos en medio de la actual crisis en el país, donde escasea lo más elemental para subsistir.

A la sazón, los reportes sobre robos, asaltos y hechos de violencia aumentan por vías alternativas a los canales oficialistas. El gobierno cubano culpa a tales publicaciones y denuncias de querer promover una imagen de inseguridad en el país, pero lo cierto es que, desde hace meses, varios usuarios describen un clima de mayor hostilidad en las calles.

TOMADO DE CUBITANOW

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%