Cubanos reaccionan a peculiar venta de carne de rana en La Habana

Foto: Grupo de Facebook

Los cubanos no se ponen de acuerdo sobre el consumo de un alimento en particular, se trata de la carne de las ranas.

“Rana Toro, paquetes de tres libras, solo por cantidad en La Habana. Servicio a domicilio”, afirma una publicación hecha en uno de los tantos grupos de compra y venta de artículos que hoy progresan en las redes sociales que utilizan los cubanos.

Las imágenes donde se muestran a los animales descuerados y los paquetes ya elaborados, causaron polémica.

Muchos advirtieron que serían incapaces de ingerir la mencionada carne. Otros se preocupan por qué especie de anfibio sería pues delimitan que las comestibles son las rana toro no el resto de los sapos que existen en la isla.

Asimismo, algunos cubanos señalan que es un plato delicioso, inclusive más saludable que los embutidos que acostumbran a venderse en la isla.

El internauta Lázaro Martínez asegura que “eso es comida se alta cocina” y pide a otros cubanos documentarse al respecto. “Se rebosan y se fríen y si sabe muchísimo mejor que el pollo con hormonas que nos envía Canel”, alega.

La cubana Lubia González lo recomienda: “Qué tiempo sin ver eso, un plato súper fino delicioso y muy sano, lo recomiendo y empanizado eso es de chuparse los dedos”.

El usuario Caramelo Fonseca asegura que los compraría si pudiera ver el animal antes de descuerarlo y así poder identificar que sí se trata de carne de rana toro y no de otro anfibio: “Indudablemente son muy ricas y su sabor mejor que el pollo. Mejor infórmense un poquito y después hablen, si acá cuando viene la jamonada, picadillo o lo que sea a la carnicería se están matando y no saben ni qué están tirando pa’l estómago. Con gusto y no por falta de dinero lo comprase, sino que no sé si es en realidad rana toro o sapo. Si veo las descueran delante de mí, ni lo pienso en comprar. Yo de chamaco como las cogía”.

El consumo de ranas es bastante común en el mundo, entrevistado por CNN en 2015, David Bickford, un profesor adjunto en Bickford Lab, en el Grupo de Ciencia Medioambiental en la Universidad Nacional de Singapur admitía que “se cree que solo Singapur consume cada año al menos cinco millones de kilos de carne de rana. Eso equivale alrededor de 15 millones de ranas al año”, aseguraba.

 «En todo el mundo, esa cifra es descomunal. Creo que me citaron cuando el informe salió inicialmente en 2009 cuando dije que fácilmente podría haber más de mil millones de ranas que la gente come al año, y no me retractaría de eso. Es una cifra bastante fuerte» señalaba el catedrático.

Un artículo más reciente, de 2020 de la revista medioambiental Planeta 2030 señaló que en Turquía en específico las ranas acuáticas están en peligro de extinción por su explotación intensiva para consumo humano.

“La captura de ranas para consumo humano, es una industria que le reporta a Turquía desde hace 40 años, beneficios económicos que rondan los 4 millones de dólares anuales. Estados Unidos y la Unión Europea son los principales destinos de los 36 millones de anfibios que se capturan” asegura el artículo que califica al este y al sudeste asiático como “mercados voraces” de ranas para la alimentación humana.

Sin embargo, sobre el consumo del animal en la mayor de las Antillas, un cubano hace una aclaración válida: “que las personas decidan comer ranas porque así lo quieren no porque la necesidad los obligue”.

TOMADO DE CUBITANOW

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%