Cubanos piden que se entregue el Hotel Santiago-Habana a la iniciativa privada para mejorar su ‘pésimo servicio’

Foto: Hotel Santiago-Habana/Redes sociales

Cubanos en la provincia Ciego de Ávila se quejan del mal servicio del ‘Restaurante 1957’ del Hotel Santiago-Habana, los denunciantes sugieren que se entregue a la iniciativa privada.

“¡Esto no es más que un viejo edificio con coloretes! Pésimo servicio por parte del equipo gastronómico” dice el internauta cubano Oscar Noa quien tras visitar el lugar publicó una dura crítica generando cientos de comentarios de apoyo de otros clientes.

“Desde que entras a la instalación te apresuran de manera intensa y agobiante con el pedido, como si no estuvieras consumiendo, incluso con malos actos, molestos y ofensas por algunos dependientes”, explica Noa en su denuncia.

“Por Dios, tanto reclamo como si hubiese mucho en el menú 4 pizzas que no tienen nada de especial, lo que muestra la incompetencia y el bajo nivel de su equipo en la cocina”, advierte el cliente insatisfecho agregando “señor si está apurado por mi pedido vaya a reclamarlo a su casa, usted trabaja con público, es su deber tolerar mi calma para pedir”.

A su queja ha respondido, Yumary Rodríguez Torres quien se identifica como capitana de salón del restaurante. Ella además de señalar que las redes sociales no son un sitio adecuado para reclamar dice que el comentario anterior es injusto.

“Pena de tal injusto comentario. Nuestro colectivo a pesar de cualquier escasez o falta de recurso se esfuerza para brindar un servicio donde premie la buena atención y calidad de los productos ofertados. Recordemos siempre que estamos consumiendo en un restaurante por reservaciones con un límite de horario. Mientras unos degustan los alimentos otros esperan ser atendidos. Gracias por visitarnos, seguiremos esmerándonos cada día” dice Rodríguez Torres.

A pesar de su intento por limpiar la imagen del restaurante, lo que vino luego fue una lluvia de críticas de otros comensales molestos.

La internauta María De Los Ángeles Noa aseguró que una camarera le llamó estúpida: “Esmerarse no creo, simplemente el trato que tienen sus dependientes no creo sea tan agradable. Como me dijo la hermosa dependiente «estúpida» no me parece que ese sea un trato hacia algún cliente. Usted como capitana del local tuvo que haber dado el paso al frente. Pues sigan mejorando”, advirtió.

Para el internauta Antonio Herrera la experiencia en el restaurante del conocido hotel también es amarga.

“A mi entender el restaurant trabaja con reservación y de 4 a 6 de la tarde se supone que esa mesa este reservada para la persona, no creo que haya una justificación para hacer un pedido urgente ni apurado y más cuando se estaba consumiendo.

Deberían hacerle pruebas de actitud y aptitud a sus dependientes, porque por muy mal que trate un cliente, no tiene porque ofender ni poner mala cara, es como que uno de ellos llegue al hospital y yo le diga algo feo, no hay justificación.

Como le decía, antes de justificar y defender a sus trabajadores, debería saber cómo fue la situación o al menos tener la decencia que requiere su cargo y haberse presentado en la mesa, creo que es lo mínimo que pudiese haber hecho y no responder a una publicación que creo que no se equivoca, pero eso es lo que le duele, que se dijo la verdad. Saludos cordiales y mi valoración del restaurante es y será pésima siempre”, señaló.

“No podría enumerar en un solo comentario todo lo que estuvo mal el día que visité ese lugar, desde la cola enorme para entrar después de haber reservado, luego entrar como comedor obrero, la persona del servicio que me atendió de una manera déspota, sin una sonrisa ni buen trato, me tira la carta a la cara con un «esto es lo que hay» , no puedes pedir esto o aquello, la comida no llegó al mismo tiempo a la mesa, los espaguetis y la pizza llegaron con un intervalo de media hora entre platos, al final de la velada quería salir corriendo de allí para nunca regresar”, escribió Ely Iraola. 

Para Ramón Luis Linares el servicio podría mejorar mucho si el sitio pasase a la iniciativa privada.

“Que se lo renten a un particular para que vean ‘Dónde Pupi tocó’ enseguida aparece el buen trato y las ganas de ganarse la propina como es en el mundo entero”, alerta.

El Hotel Santiago-Habana fue inaugurado en 1957, como un emprendimiento privado, al crearse, contaba con una Cafetería denominada Caribe. Como la mayoría de los establecimientos en Cuba, es hoy parte de una empresa estatal y está manejado por la cadena Islazul.

TOMADO DE CUBITANOW

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%