Cubanos enfrentan a la policía en Santiago de Cuba en medio de un apagón que se extendió desde las 2 de la tarde hasta altas horas de la noche: “¿Qué somos nosotros, perros?

Los residentes de una barriada de Santiago de Cuba protagonizaron un violento altercado con efectivos de la Policía Nacional Revolucionaria, por realizar una enérgica protesta. Esta estaba impulsada por el interno de los oficiales de identificarlos y multarlos por hallarse fuera de sus viviendas durante un apagón que duró desde las 2 de la tarde hasta altas horas de la noche.

Mientras los santiagueros eran víctimas de un vil episodio de maltrato policial, un vecino documentaba la escena mediante una transmisión directa desde su perfil de Facebook.

El hombre se notaba exaltado y explicaba que ellos no aguantaban estar dentro de sus casas por el profundo calor que caracteriza a esta ínsula situada en el medio del trópico, y más todavía a la región oriental de dicha durante los meses de verano, sin posibilidad de encender ni un ventilador: “¿Qué somos nosotros, perros?”

Contó que los agentes de la Policía llegaron durante el extendido corte eléctrico y pretendían sancionar a la turba de vecinos que se encontraban disfrutando del fresco tranquilamente en la calle, por incumplir con las medidas sanitarias establecidas para enfrentar la pandemia del coronavirus.

El santiaguero, alterado, gritó “¡A mí, no me van a llevar ni pinga!”, cuando los activos policiales pedían los documentos de identificación de los jóvenes.

Aunque un oficial le ordenó que apagara su teléfono y cortara la transmisión, el hombre defendió que estaba en todo su derecho de hacer el uso que quisiera de su celular, así que continuó grabando.

Los policías lo rodearon e intentaron detenerlo, sin mucha suerte.

El hombre irritado alzaba cada vez más su voz en función de protesta, mientras más vecinos se sumaban a la resistencia contra los oficiales, recordando que la mayoría de ellos no habían podido comer nada por incapacidad de cocinar sin electricidad (pues en las provincias orientales cubanas el Gobierno normalizó el uso de equipos eléctricos para desarrollar esta actividad).

Los residentes de la barriada santiaguera se alzaron a denunciar el apagón, el que llevaba activo desde las 2 de la tarde. Ellos estaban llamando a la empresa eléctrica para pedir explicaciones desde esa hora y ninguna autoridad había dado una respuesta clara.

No solo no podían cocinar ni refrescarse a causa del corte eléctrico, sino que también estos cubanos estaban corriendo el riesgo de que los alimentos que requieren refrigeración se les echaran a perder, cuando Cuba está sufriendo una grave crisis alimenticia (caracterizada por la escasez) y el territorio está entrando oficialmente en fase de hambruna.

El cubano aseguró que la actitud de los policías, quienes llegaron directamente a multar y ni siquiera dieron las buenas noches ni se preocuparon por entender la situación, le había parecido una falta de respeto y una muestra de abuso de autoridad.

El pueblo cubano está viviendo un escenario económico, sanitario, político y social tan deteriorado que la indignación, la desesperación y el hambre se están convirtiendo en furia, y la gente ya no tiene miedo de enfrentar represalias.

TOMADO DE CUBACUTE

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.