Cubanos ateridos de frío y sin alimentos tras transitar por Bielorrusia piden ayuda para entrar a Polonia

‘Por favor, sáquennos de aquí, llevamos cuatro días sin comer y a buches de agua’: 18 cubanos desesperados se niegan a regresar a Rusia.

Emigrantes cubanos atrapados en la frontera de Polonia y Bielorrusia piden ayuda tras cuatro días sin comer. DDC TV

Un grupo de 18 cubanos que salieron de Rusia para ingresar a un país de la Unión Europea se encuentran en una situación desesperada en la frontera de Bielorrusia y Polonia, donde piden ayuda a las autoridades para entrar a este último país en medio de la guerra en Ucrania

«Estamos en la frontera de Bielorrusia con Polonia, en una situación crítica desde hace seis días. Estuvimos cinco días perdidos en el bosque antes de encontrar la frontera. Necesitamos ayuda, que el Gobierno de Polonia nos ayude a pasar«, dijo este jueves a DIARIO DE CUBA Sahira Valdés Lemus, una de las mujeres del grupo, inicialmente de 11 personas, pero al que se han sumado otras, entre ellas tres niños.

«Somos cubanos, y los cubanos tendemos a emigrar por la situación que todo el mundo conoce hay en nuestro país. Salimos de Rusia porque no estamos de acuerdo con la guerra que está sucediendo actualmente en Ucrania. Necesitamos buscar países europeos, por eso nos acercamos a la frontera de Polonia, que es lo más cerca tenemos», explicó Valdés.

«No queremos problemas, lo único que queremos es que intervenga alguien de la Unión Europea, alguna organización humanitaria, que nos saquen de aquí. No queremos nada más», sostuvo.

Además de Valdés Lemus, en el grupo viajan Rafael González Simón, Danaysi Martínez Martínez, Hanoi Delgado Milian, Luis Tolón, Wendy Mojena, Yuslay Medina, Lessay Pitter Caballero Delgado, Daniela Gavilla Alemañy, Diane Rodríguez, Carlos Amador, Elizabeth Acosta, Yuniel Santos, Génesis Santos, Ezequiel Santos, Félix Zurita Morera, Kirenia Frankis Montalvo, Amelia Zurita Morera.

La joven cubana mostró a DIARIO DE CUBA, a través de una videoconferencia, la situación precaria en la que se encuentran, sin comida, en medio del terreno nevado, en un campamento muy rudimentario, a la intemperie, donde intentan darse calor con una pequeña hoguera.

«No podemos hacer nada, no nos prestan ayuda. No podemos regresar a Bielorrusia. Llevamos cuatro días sin comer y a buches de agua», afirma otro de los cubanos varados en la frontera en medio del invierno.

«Hay un frío horrible. No tenemos comida, solo agua nos han dado los polacos. No sabemos qué va a pasar con nosotros», lamentó.

En el grupo de cubanos viaja una embarazada. «Tiene poco tiempo, de hecho, cuando salimos de Rusia recién se había enterado de que estaba embarazada. Pero como toda cubana ella quiso seguir adelante para darle un mejor porvenir a su criatura. Tiene un poco de sangramiento, no sabemos cuál es su situación», dijo Valdés Lemus.

La emigrante denunció que pasaron toda una noche delante de policías polacos, con ametralladoras y más armamento a cuestas y que fueron rociados con un spray para que abandonaran el lugar. El encuentro con estos oficiales tuvo lugar después de una caminata de diez kilómetros y una nevada muy copiosa buscando un punto para poder entrar a Polonia.

Rafael González Simón dijo a DIARIO DE CUBA que lo que más le preocupa son los niños. Estuvieron internados en el bosque junto con sus padres, también durante cuatro días.

«Las autoridades polacas lo único que nos han dado es agua. Ahora a los niños le han dado unos Peters que dicen que es lo único que tenían. Según ellos, no pueden ayudar desde su parte de la frontera, lo único que pueden hacer es esto que están haciendo. Ellos no pueden infringir la ley, no pueden dejarnos cruzar para nosotros llegar y hablar con las autoridades de emigración o con cualquier que pueda ayudar», dijo.

«Los militares bielorrusos no nos dan opciones, tampoco nos dejar regresar, lo que hacen es empujarnos hacia aquí. No sé si lo que quieren es crear un conflicto», añadió.

«La realidad es que no queremos virar, queremos una estancia en Polonia para continuar a Alemania», concluyó.

Cuba enfrenta una oleada migratoria sin precedentes en lo que va de siglo desde que en noviembre el régimen reabrió los aeropuertos a los vuelos comerciales. El destino más demandado es Nicaragua, que eximió a los habitantes de la Isla de la necesidad de tener un visado para viajar a ese país. Muchos transitan luego desde ahí hacia la frontera sur de EEUU. Pero las rutas para emigrar van más allá.

Se estima que cada año más de 25.000 cubanos arriban a Rusia, sin visa y con un permiso de estancia de tres meses. Mientras unos intentan probar suerte en esas tierras, otros deciden seguir camino, a pesar de los peligros que encierra la travesía Bielorrusia-Polonia, y ahora con el añadido de la guerra en Ucrania.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%