Cubanos ante la escasez de alimentos: ¡Volvimos al sopinguete!

  • Categoría de la entrada:Cuba
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

‘Yo todavía no he tenido que apelar a esos inventos, y solo de acordarme me dan ganas de llorar’, dice un ama de casa en Holguín.

El almuerzo del holguinero Carlos ANTONIO RODRÍGUEZ PAZ DIARIO DE CUBA

Comer se ha vuelto una odisea para los cubanos, que además de la inflación que encarece hasta lo básico, tienen que lidiar con la titánica tarea de encontrar lo que se necesita. Incluso en las tiendas en MLC (moneda libremente convertible), se hace difícil hallar ofertas.

«No hay frijoles en ningún lado. He recorrido todos los mercados, por la derecha y por la izquierda y no pude conseguir. Los pago a como sea, porque no tengo nada que cocinar«, comentó a DIARIO DE CUBA Margarita, una ama de casa holguinera.

«¡Volvimos al sopinguete!», dice en referencia a una sopa improvisada que se hace con lo que aparece, sea viandas, o frijoles de cualquier tipo, casi siempre sin grasa ni carne. Una innovación culinaria de los cubanos durante el Período Especial para calmar el hambre

«Yo todavía no he tenido que apelar a esos inventos, y solo de acordarme me dan ganas de llorar, porque en los 90 tuve que hacerla muchas veces para no acostarnos sin comer. Pero conozco gente que ya lo que come es eso. También es la única forma de que el arroz le alcance el mes entero, y porque no pueden pagar los frijoles al precio que aparecen para hacer potajes, y carne ni hablar«, explicó.

Isabel, una jubilada que recibe remesas, tampoco la tiene fácil para encontrar frijoles, que es un alimento indispensable en la mesa cubana

«En la tienda en MLC solo encontré unas salchichas y espaguetis, pero los frijoles nada. Cuando sacan los vuelan. Es verdad que hay bastante gente que recibe remesas, pero la mayoría en la cola son los revendedores. Si para uno que recibe ayuda es caro, peor es para los que no tienen MLC, porque se lo revenden hasta al doble de lo que cuesta aquíComo compran el MLC a 50 (CUP), a ellos les sale a 100. Es un crimen, pero tienen que comprarlo porque no hay más nada. ¡Esto está que arde!».

«Yo misma, con mi pensión de 1500 pesos como jubilada del comercio, si no fuera por mi hijo que está en el Norte y me ayuda, estaría en esa dura situación. No podría siquiera soñar con comprar nada en MLC ni por fuera de la cuota». 

«Ayer mismo compré en la calle un litro de aceite a 300 pesos y una pata de cebollas (generalmente con 50 cebollas), ¡en 600 pesos! Y ahora mismo quisiera encontrar diez libras de frijoles negros que me costarían 600 pesos. ¿Cómo podría comprarlos sin ayuda? Me siento privilegiada, pero tengo vecinos y parientes que da lástima de ver lo que comen«, explicó.

Tal es el caso de Carlitos, que trabaja como custodio de una escuela primaria. «Gano un salario mínimo y no sé hacer negocios. Lo he intentado, pero eso nace con la gente. A veces consigo trabajos por fuera, en mi tiempo de descanso, pero no siempre aparece cuando estoy disponible. Tengo tres hijos y mi esposa que mantener, que es muy enfermiza». 

«Muchas veces comemos arroz pelao; otras comemos viandas, si encuentro baratas en la placita estatal. Y carne cuando llega el puñado de picadillo de soya o el trocito de mortadela en la casilla. No puedo pagar un plátano en diez pesos, ni el arroz a 70, ni la carne a 150, ni un litro de aceite en 300. Con la corriente tengo para quedar desfalcao», detalló.

«Hacemos una sola comida diaria para ahorrar de todo: corriente, grasa, especias, porque todo está por las nubes y perdido. Los niños se acuestan con hambre muchas veces, porque a fin de mes no hay ni azúcar para hacerles un agua con azúcar, aunque sea. ¡Eso duele!», concluyó afligido.

Para las familias que no reciben remesas que permiten ir a las tiendas en MLC ni les alcanza el dinero para comprar dólares o comida en el mercado negro, la crisis es mucho más dura. Al estrés de pasar trabajo para encontrar comida se une la falta de recursos para comprarla. Aunque no existen estadísticas, cada vez resulta más evidente que muchas familias cubanas no pueden hacer las tres comidas diarias

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.