Cubano muestra el ‘Moringadillo’ un alimento vendido en las pescaderías de la isla

Foto: Jorge Luis Torres

El músico cubano Jorge Luis Torres Morejón compartió la imagen de un nuevo producto comercializado en las pescaderías cubanas: ¡El Moringadillo!.

Torres Morejón había contado en redes sociales de un alimento que comenzó a aparecer en los establecimientos estatales y que combina el picadillo de algunos pescados de agua dulce con la planta moringa, una mezcla cuya creación no es exactamente mueva en Cuba.

“Nuestro soyalismo marcha picadillamente por la libreta, pero necesitamos ampliar la dieta de nuestro pueblo croquetario con un producto liberado más saludable y rico en proteínas de origen animal y vegetal: ¡El moringadillo!

Un picadillo de moringa y pescado de agua dulce (tencas, clarias y hasta etc…) al módico precio de 120 pesos”, escribió el cubano que reside en La Habana y dice haberlo comprado por curiosidad.

Algunos cubanos han explicado en redes sociales que no es un agradable producto.

Mezclar moringa con otros alimentos no es algo novedoso de este año en Cuba, lo cierto es que en 2020 la empresa PRODAL hablaba ya de la salida al mercado una nueva línea de productos reforzados con la planta “a partir de sus aportes nutricionales.”

“Desarrollamos productos como el filete de pechuga marinado, masas de pollo en adobo criollo, salchichas y croquetas, todos enriquecidos con moringa”, explicaba en ese año la especialista principal de ventas, Marianela Díaz quien destacaba que en ese momento e trabajaba en la aprobación de las licencias sanitarias y conformación de los precios.

La empresa PRODAL, con 47 surtidos y una producción que rebasa las 65 toneladas diarias decía en 2020 que trabajaba sistemáticamente por su renovación.

“Diseños más atractivos, empaques en diferentes tamaños y un sello que distingue el sabor de sus productos la hacen más competitiva en el mercado nacional”, advertía un artículo de Radio Rebelde.

El “Moringadillo” no llama la atención ni por el color del alimento, ni por su presentación.

Mientras en La Habana se vende el nuevo producto, en la misma capital el Ministerio del Comercio Interior (MINCIN) inauguró en enero un Observatorio Científico para “gestionar y utilizar el conocimiento en la renovación del comercio”, uno de los renglones más criticados en Cuba.

“El Observatorio tendrá como principal función desarrollar investigaciones en temas específicos de interés institucional y social que aporten variables, campos de aplicación y escenario de competencia. Igualmente tendrá como función la gestión del depósito de conocimiento en materia de comercio, recopilando la informaciones generadas por otras instancias estatales y/o privadas mediante una adecuada organización de los dispositivos de conexión”, dice un comunicado en la página web del MINCIN.

Allí mismo aclaran que “los principales ejes temáticos del trabajo que desarrollará el Observatorio giran en torno a las “demandas, gustos y preferencias, innovación, cadenas de suministro e insumos en el comercio minorista”, algo por ejemplo como la salida del nuevo producto alimenticio a base de pescado y moringa que critican hoy los cubanos y que parece pasó por alto a los análisis del flamante centro de investigación.

TOMADO DE CUBITANOW

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%