Cubano indignado por estado de Otero: Cuánta vileza, médicos sin moral

  • Categoría de la entrada:Cuba / España
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

“(…) quiero el nombre de los médicos que te descompensan, que alteran tu metabolismo cerebral, que inducen conductas”, afirmó el doctor y escritor cubano, Ramón Muñoz

El doctor y escritor cubano exiliado en Canarias desde los años 90, Ramón Muñoz Yanes, transmitió su respaldo al joven artivista Luis Manuel Otero Alcántara, retenido en el hospital “Calixto García” de La Habana desde el pasado 2 de mayo, cuando agentes del régimen allanaron su vivienda para interrumpir la huelga de hambre y sed que llevaba desde hacía alrededor de ocho días en contra de la represión policial y la destrucción de sus más recientes obras.

Muñoz, emigrado que ha sufrido el hostigamiento de la dictadura castrista, expresó a través de sus redes sociales, su preocupación por el evidente deterioro de la salud del líder del Movimiento San Isidro (MSI). 

“No quiero escribir, para que no me leas. No quiero escribir, amarro los dedos, amordazo las falanges, las detengo. Quiero escupir al verde olivo, renunciar a los preceptos médicos. Te rodean médicos o esos que se llaman como tal, combinando medicamentos, utilizando imágenes íntimas de un preso, colaborando”, inició su publicación en Facebook. 

Subrayó además: “No quiero hacer huelgas de hambre, quiero el nombre de los médicos que te descompensan, que alteran tu metabolismo cerebral, que inducen conductas. Lo hicieron una vez con Biscet, lo sé. Conocí a Biscet [Óscar Elías Biscet González (La Habana, 1961), médico encarcelado por el régimen en calidad de prisionero político] en el aula y la gente no cambia. Gritó y fue preso, perdió dientes, encaneció, le fusilaron la rebeldía. Luego hablaba temblando y las lágrimas hacían surf por las mejillas, como hoy por las mías”. 

Otero Alcántara estaría recibiendo terapia electroconvulsiva (TEC) mientras duerme, según confirmaron dos fuentes del Hospital Calixto García, donde permance secuestrado.

«Se lo aplicaban mientras dormía, pero él no lo siente nada porque estaba bajo un sedante», dijo a ADN Cuba, una fuente cercana al personal administrativo del Hospital. Por otro lado, la periodista independiente Iliana Hernández recibió un mensaje de otra fuente anónima -por temor a represalias- que respaldaba esta información.

«Cuando salga del hospital no podrá contar nada», debido a la aplicación de esta terapia, contó esa persona a Hernández.

En tanto, Muñoz, refirió: “No escribo para ti, Luisma. No escribo para ti, pero lo hago por ti. Me duele ver gente que te denigra sin conocerte, que te acusa, que te veja. Confío en dios, los que te denigran deben pensar en sus hijos, en esos que son la danza de sus pupilas y verlos en ti. Tal vez dejarían de gritar, el comunismo les fusiló el alma, les mató lo único que no puedes permitir que tu carcelero encarcele, el alma. Me cambiaría por ti, de veras”. 

Cuanta vileza en la cámara que escudriña cada una de tus palabras, cuanto hombre y médico sin moral en cada imagen. Jamás se violó tanto derecho”, advirtió el doctor. 

Según Muñoz, “(…) No es hora de médicos, los galenos han de rasgar sus batas, han de quemar sus preceptos, porque médico de tierra esclava no sana, mata, escupe la profesión, desangra”. “No quiero que mis dedos te escriban para que no me leas, Luis Manuel Otero Alcántara. Algún día uno de ellos, uno solo y no haré distinción, pedirá perdón por lo que te hacen, pero no le creeré, lo sé”, concluyó. 

Su publicación desató disímiles reacciones y comentarios sobre el estado de salud de Luis Manuel Otero, y las violaciones de derechos humanos del régimen cubano, 

Oneyda Echevarria, manifestó: “(…) no hay perdón para estos criminales, todo el que ha visto y está callado también es un criminal”. El usuario identificado como Changcuba Chang, añadió: “en estos momentos es hora de aparcar odios rencillas y diferencias, es la vida de un ser humano en juego, muriendo por la irracionalidad de un régimen, hoy todos los hombres honestos y justos de la Tierra , deben sentir vergüenza por el calvario de Luis Manuel”.

“Esbirros asesinos disfrazados de médicos. Espero que algún día paguen por tanta desvergüenza”, recalcó Victoria Broz. Por su parte, Julián Daniel Jiménez Krause, opinó que “a Luis Manuel lo están asesinando en vida, como a Nicholson en Uno Voló Sobre El Nido Del Cuco. Lo están asesinando grotesca y alevosamente. Lo están asesinando sin tapujo ni vergüenza, con la total impunidad que otorga el totalitarismo más repugnante”. 

TOMADO DE ADNCUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.