Actualidad, acontecimientos y lucha continua por una Cuba Libre
RegistrateInicia Sección

A través de su muro de Facebook explicó una serie de situaciones a las que están expuestos los pacientes con insuficiencia renal crónica en grado terminal, aclarando que anteriormente ya ha hecho la denuncia ante el departamento de atención a la población del MINSAP, y no ha recibido respuesta.

Decadencia del sistema de salud en el Hospital General Calixto García, pone en peligro las vidas de los pacientes. Foto: Composición CPEM

El cubano Armando Arencibia Valhuerdi recurrió a las redes sociales para dar “un grito de socorro” por la situación que está viviendo en el servicio de nefrología del Hospital General Calixto García de La Habana.

A través de su muro de Facebook explicó una serie de situaciones a las que están expuestos los pacientes con insuficiencia renal crónica en grado terminal, aclarando que anteriormente ya ha hecho la denuncia ante el departamento de atención a la población del MINSAP, y no ha recibido respuesta.

El cubano expresó que la decadencia del sistema de salud en el Servicio de Nefrología del Hospital General Calixto García, pone en peligro las vidas de los pacientes, además comentó que ya no tienen enfermeras porque las sacaron para atender a pacientes con covid-19 y por ese motivo les han disminuido el tiempo de la hemodiálisis.

“Narro algunas de las situaciones que nos afectan:

Los riñones artificiales están en un estado bastante malo, no hay piezas de repuesto y los técnicos tienen que hacer mil inventos para repararlos, lo cual provoca problemas como pérdida de sangre, coagulación de la sangre en la máquina y no funcionamiento de la bomba de heparina.

Los dializadores (alma de este tratamiento médico), según recomendaciones de los fabricantes y de la literatura médica internacional, deben reutilizarse un máximo de cinco veces, pues pierden capacidad de filtración, y en nuestro hospital se usan hasta que se rompen, lo que conlleva mala calidad de la diálisis”, explica.

En el texto también especifica que las ramas y el ácido que utilizan para las diálisis son de mala calidad, igualmente dijo que tienen un solo esfigmomanómetro que utilizan para las diez camas y ya no sirve, por lo que los enfermeros tienen que ingeniársela para hacerlo funcionar.

Asimismo mencionó que los pesos no funcionan, destacando este instrumento como importante, porque a través del peso antes del tratamiento, se identifica la cantidad de líquido que la máquina debe sacarle.

“Paso a citar una lista de insumos que faltan frecuentemente:

Hierrro, eritropoyetina, torundas de gasa o algodón, jeringuillas de determinado tamaño, paños estériles (esto no lo hay casi nunca), esparadrapo, otros medicamentos y antibióticos”,especificó el cubano.

Igualmente destacó otros aspectos que violan las medidas sanitaras de un centro de salud y pone en peligro a quienes necesitan el tratamiento.

“Los guantes son reciclados y dan un solo par para el tratamiento completo de cada paciente, incluyendo el lavado de la máquina, lo que viola absolutamente todos los protocolos establecidos para la hemodiálisis, en Cuba y en cualquier lugar del mundo.

En los últimos días la Heparina no alcanza, por lo que se ha reducido la dosis prescrita para cada paciente, no obstante el peligro de coagulación de la sangre que esto representa”, escribió.

Manifestó que en el hospital General Calixto García de La Habana, existen otras carencias muy fáciles de observarse, solo si los representantes del sistema de salud castrista visitaran las instalaciones.

Finalmente el cubano pidió ayuda, exigiendo al comunismo que se ocupe de esta situación, que asegura pone en riesgo su vida y la de todos los pacientes con insuficiencia renal crónica.

TOMADO DE CUBANOSPORELMUNDO

Share This
A %d blogueros les gusta esto: