Cubano ante la justicia por pagar por una moto robada

Foto: captura de pantalla/Televisión cubana

En La Habana atraparon a los responsables del robo de un motor en el reparto Felipe Poey del municipio de Arroyo Naranjo.

Luego de negar en un primer momento la ola de asaltos y robos de motores en Cuba, la prensa oficialista ha optado por publicar artículos sobre casos de este tipo resueltos por la Policía Nacional Revolucionaria (PNR).

La víctima del más reciente caso identificado como Rafael Julián Tejeda, habló sobre los duros momentos que sufrió cuando descubrió el hurto de su moto.

“Cuando me levanté el domingo, que fui a lavarme las manos en el lavadero de patiecito de la casa, que vi que me habían robado mi moto, me pareció que se me había acabado la vida”, dijo.

La televisión cubana expuso al comprador de la moto como el principal responsable pues sugirieron que había ofrecido el dinero a un ladrón por un vehículo sin importar su procedencia.

“La intención mía era invertir 18 000 pesos y buscar por lo menos 35 000 o 30 000 pesos. Buscarle algo. Sacarle algo, un negocio fácil”, dijo.

El hombre presentado en cámara con el rostro pixelado para no revelar su imagen añadió sobre el incidente planificado: “Yo le di a él 18 mil pesos y de ahí me retiro para mi casa con el vehículo. A los dos días es que yo voy a trasladar la moto para otro lugar y un Jefe de Sector me detiene y yo me mando a correr, suelto la moto y me mando a correr”.

Por su parte, una de las investigadoras criminalistas de la policía, la teniente Yuneisy Montalvo expuso el modus operandi llevado a cabo para sustraer la moto de la casa de su dueño.

Así explicó que los ladrones usaron un pasillo lateral para acceder al hogar y escalaron una reja incluso. Al revisar el sitio de los hechos, encontraron huellas de los presuntos delincuentes, rastros de que forzaron la puerta de acceso al patio, y evidencias suficientes para usar la “técnica canina”.

Montalvo añadió que los perros entrenados los llevaron hasta el inmueble donde vivía el presunto receptador de la moto.

Desde 2021, cubanos de toda la isla denunciaron la inseguridad creciente en las calles del país, y que los dueños de motos y motorinas eléctricas se convirtieron en el blanco frecuente de los ladrones.

En diciembre pasado varios negocios particulares informaron de la reducción de sus horarios de servicio a domicilio para proteger a sus trabajadores. Incluso el conocido grupo Club moto eléctrica Cuba buscó formar una iniciativa de informar en redes sociales los lugares que tuvieron incidencias, para que de alguna manera las autoridades tuvieran acceso a esta información de sus comentarios sobre donde suelen ocurrir este tipo de eventos.

Tras no poder lo que ocurría en la calles cubanas, el oficialismo decidió cambiar la estrategia e intentar mostrar el trabajo de la PNR.

En enero fueron varios los reportajes sobre las detenciones de ladrones de motos eléctricas y las devoluciones de los equipos a los afectados.

TOMADO DE CUBITANOW

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%