Apelando al discurso de Miguel Díaz-Canel, donde exhorta a los cubanos a “pensar como país”, la mujer detalla que la empresa castrista no está pensando como tal, sino en como no “asumir sus arbitrariedades”. “Pido que se analice exhaustivamente el criterio del inspector”, concluye.

Trabajadores de la Organización Básica Eléctrica de Camagüey 

Delmys Calvo Castilla, una cubana residente en Camagüey, denunció ante los medios oficiales como la empresa Organización Básica Eléctrica (OBE) se hace de “oídos sordos” a sus reclamos, pues debido a una falla eléctrica en su vivienda un televisor y una computadora se dañaron producto de la sobrecarga.  Ella informa que todo ocurrió el pasado 9 de octubre a las 4:45 de la tarde en su residencia ubicada en la Avenida Agramonte, entre Varona y Río.

El diario Juventud Rebelde indica que al ver la subida de energía en la residencia, no logró desconectar todos los equipos electrónicos a tiempo. “Los ventiladores aceleraron, las lámparas sonaban y la torre de la computadora soltaba humo”. Los trabajadores de OBE llegaron a las  11:30 de la noche para revisar que había ocurrido y los inquilinos de la residencia les informaron que “el neutro se afloja” y que podría ser la razón de la falla.

Sin embargo los “expertos” le informaron que eso “no afecta” pese a que no era la primera vez que ocurría un evento como ese.  “Delmys se lamenta de no haber guardado los números de aquellos reportes”, detalla el diario oficialista, pues ahora la OBE asegura que su demanda para la restitución de sus artículos dañados “no procede”.

Ella relata que varias brigadas de la empresa eléctrica trabajaron en el neutro e hicieron varias supuestas mejoras, pero que al final no resolvieron la situación. Consultó a otros electricistas quienes le informaron que cuando el neutro “falsea” entra por retorno la corriente 220, lo que estaría dañando sus equipos, que son 110.

Otro inspector se acercó a la casa y le informó que el contador de sus padres era 110 y el de ella 220, por lo que no debe haber un solo neutro, sino cada contador debe tener el suyo. Pese a lo dicho por el experto, la OBE se niega a pagar por los equipos que debido a su negligencia se dañaron. “¿Qué culpa tengo yo de que haya sucedido eso?” se pregunta la camagüeyana indignada. “¿Por qué esperar que suceda para que arreglen el neutro?”.

No conforme con eso, la OBE tampoco ordenó el cambio de un nuevo neutro o por lo menos la colocación de otro para su vivienda, por lo que tendrá que seguir compartiéndolo con sus padres “hasta que se repita la misma situación y dicha entidad no tenga responsabilidad alguna”, detalla la mujer.

Apelando al discurso de Miguel Díaz-Canel, donde exhorta a los cubanos a “pensar como país”, la mujer detalla que la empresa castrista no está pensando como tal, sino en como no “asumir sus arbitrariedades”. “Pido que se analice exhaustivamente el criterio del inspector”, concluye.

Tomado De Cubanosporelmundo

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.