De por sí hubiera pasado carencias, pero ahora no tiene ni para pagar uno solo de los servicios básicos para sobrevivir

Pesos cubanos, billetes y monedas.

Una mujer residente de Camagüey denunció que pese a haber dedicado su vida a trabajar para el gobierno, la pensión con la que la han dejado es miserable.

A través del oficialista Juventud Rebelde, Sandra Navarro Valdés  contó que es miembro de la Asociación Cubana de Artesanos Artistas (ACAA), inscrita en el Registro del Creador para las Artes Plásticas y Visuales y trabajó para varias empresas como ingeniera.

Sin embargo, a sus 61 años podría convertirse en otro de los casos de abandono en Cuba pues aunque quisiera descansar tras sus años de trabajo, su pensión podría no alcanzarle para ello.

De 340 pesos cubanos (CUP) al mes, con los que ya le era difícil sobrevivir, el Instituto Nacional de Seguridad Social (Inass) quiere rebajarle la pensión a solo 120 CUP.

De acuerdo con la publicación, la mujer pidió su jubilación en enero de este año, pero tras la llegada del coronavirus el proceso se atrasó, tanto que incluso pensó que su expediente se había extraviado.

Finalmente, el pasado 20 de octubre le informaron que había llegado la aprobación, expedida desde el 31 de agosto según la fecha, pero la cubana no pudo ni celebrar su arribo, pues al abrir sus papeles se encontró con la miserable cantidad.

Luego de 33 años de trabajo, el Estado pretende brindarle solo 120 pesos al mes, una cantidad prácticamente insignificante, que no alcanza a cubrir una sola de las necesidades básicas de la anciana, que tendría que elegir entre pagar la electricidad o comer y eso solo unos días.

La mujer señala que a otros dos colegas les ocurrió lo mismo desde el año pasado y que hasta el momento no les dan dado respuesta, por lo que ella se presentó en cuando se enteró para que revisen su caso.

“Es por eso que el 26 de octubre me personé en la Dirección Provincial del Inass en Camagüey y entregué un recurso de revisión dentro del plazo de 30 días después de la notificación, el cual demorará hasta 90 días después de ser recibido en la instancia nacional”, dijo al medio estatal.

“Reclamo lo que considero que me pertenece y avala mi expediente y tiempo de trabajo. He vivido honradamente de mi talento y por ello he sido en muchas ocasiones reconocida”, señaló la mujer.

“¿De qué me vale ahora? Fríamente me entregaron esa cifra y se supone que es la última palabra. En estos momentos somos tres artesanos en la Asociación en la misma situación con diferentes condiciones, y sin embargo el cálculo  es el mismo valor de 120 pesos”, cuestionó.

Mientras ante el mundo Cuba preserva la imagen de que se encarga y “mantiene” a todos sus ciudadanos, la pensión con la que pretende jubilarlos no alcanza ni para una sola ida decente al mercado y está muy por debajo de cualquier pensión mínima aprobada en cualquier país, incluso de Latinoamérica.

Los casos de abandono por parte del Estado son comunes, pues ancianos, madres solteras, personas con discapacidad o con familiares enfermos y todas las personas vulnerables por las que se supone vela el gobierno, son relegados sin más ayuda que unos 100 pesos mensuales.

Tomado De Periodicocubano

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.