Cubadebate reconoce agresiones a periodistas, pero de Colombia

  • Categoría de la entrada:Colombia / Cuba
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

“La libertad de expresión y prensa se ha visto gravemente afectada por el alto nivel de violencia que se ha vivido en Colombia en los últimos días”, recoge la alerta del director de la FLIP, Jonathan Bock. Y aunque esta cita no le pertenece a la prensa oficial, su simple difusión supone, dada la documentación de hechos arbitrarios en la isla, una insensatez e inmoralidad de proporciones gigantescas.

Policías y efectivos de la Seguridad del Estado asedian a los periodistas independientes en Cuba / Composición Cubanos por el Mundo

La prensa oficial en Cuba elige reseñar la “preocupante escalada de violencia” y agresiones en contra de los periodistas durante la ola de protestas iniciadas este mes de mayo y la convocatoria de un sector del país a “paro indefinido”; no obstante, no menciona esta realidad que toca muy a lo interno a la isla, donde los periodistas independientes han denunciado la represión y el amedrentamiento, signado en los últimos tiempos por detenciones arbitrarias en sus propias residencias sin Estado de Derecho.

Recogiendo información de la prensa internacional, con un sesgo ideológico y en concordancia con la agenda de la izquierda en América LatinaCubaDebate recogió una nota este 23 de mayo de 2021, asegurando que tras las protestas en Colombia se han registrado “más de 149 agresiones contra periodistas”.

Estas agresiones corresponden, según la nota que recoge la alerta de la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP), a hechos como: “agresiones, amenazas, obstrucción para hacer su trabajo, robo de material y hostigamiento”, todas, según experiencias pasadas denunciadas por periodistas independientes, prácticas comunes a cualquier operativo de la Seguridad del Estado.

Continúa alertando la nota la “vulnerabilidad y desprotección” de los periodistas en Colombia. “La libertad de expresión y prensa se ha visto gravemente afectada por el alto nivel de violencia que se ha vivido en Colombia en los últimos días”, recoge la alerta del director de la FLIP, Jonathan Bock. Y aunque esta cita no le pertenece a la prensa oficial, su simple difusión supone, dada la documentación de hechos arbitrarios en la isla, una insensatez e inmoralidad de proporciones gigantescas.

El régimen cubano y la prensa oficial, la única permitida por la dictadura de libre circulación en la isla, descalifican permanentemente a los periodistas independientes que, contra la persecución permanente de la Seguridad del Estado, trabajan para reportar lo que realmente sucede en Cuba más allá de la propaganda y la autopromoción del castrismo. Esta prensa independiente, que opera dentro y fuera de la isla, es tildada de “mercenaria” y “contrarrevolucionaria”, a pesar de ser este el rol histórico de los periodistas en el mundo: la contraloría y la veracidad.

Justo este año, el propio Ministro de Cultura, Alpidio Alonso, agredió directamente a un periodista independiente que transmitía en vivo una protesta frente a la sede del MINCULT en La Habana. Del funcionario se solicitó la dimisión, que fue negada por la Asamblea Nacional y en cambio, el funcionario castrista recibió el “respaldo” de otras entidades públicas, confirmando que la agresión a periodistas en Cuba cuenta con amparo institucional.

Cuba está lejos de ser un ejemplo de libertad de expresión, por lo que cualquier crítica, opinión o reclamo a la situación internacional, ya sea en Colombia o en cualquier país del mundo, además de ser una inmoralidad como mencionábamos anteriormente, es y será un sinsentido.

TOMADO DE CUBANOSPORELMUNDO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.