Cuba podría entrar en una nueva ola de COVID-19

Mayabeque, Matanzas y Camagüey, están en “luz roja” y “con pronósticos más desfavorables”

Las provincias de Sancti Spíritus y Ciego de Ávila se han mantenido durante este año como el epicentro de la epidemia de COVID-19 en Cuba. (Foto ilustrativa: Periódico Cubano)

El modelo de pronósticos de la pandemia de COVID-19 no es alentador para Cuba: el país podría entrar en una nueva ola debido al aumento de casos positivos y hospitalizaciones en las próximas semanas.

Raúl Guinovart Díaz, decano de la Facultad de Matemática y Computación de la Universidad de La Habana, recordó este martes que “las provincias de Sancti Spíritus y Ciego de Ávila se han mantenido durante este año como el epicentro de la epidemia”, y se mantendrán así.

También Mayabeque, Holguín, Las Tunas, Matanzas y Cienfuegos han mantenido valores de incidencia ligeramente superiores a los del país en todo el periodo. A estos, se sumarán en los próximos días Mayabeque, Matanzas y Camagüey, los cuales según el especialista están en “luz roja” y “con pronósticos más desfavorables”.

Por su parte, el doctor en Ciencias Médicas Daniel González Rubio, especialista del IPK, dijo que Cuba refleja una actual disminución de casos graves y críticos, así como bajo número de fallecidos “no solo debe relacionarse con la cepa Ómicron, sino también con los niveles de inmunidad de la población”.

Sobre las autopsias realizadas a fallecidos por COVID-19 se informaron los daños apreciados en múltiples órganos. No obstante, el pulmón, con el edema de permeabilidad, es el más afectado. También sufren mucho los riñones, el hígado, el corazón y los vasos sanguíneos, la sangre, el encéfalo y el íleon.

“Entre las secuelas pos-COVID es importante pensar en el desarrollo de neoplasias malignas”, refiere el texto publicado por el periódico Granma. Asimismo, los hallazgos mostraron “claras distinciones entre las diferentes cepas que han prevalecido en Cuba, la inicial D614G, la Beta, la Delta y la Ómicron”.

Al cierre del lunes 28 de marzo, la Isla registró cero muertes por el nuevo coronavirus y 621 confirmados a la enfermedad, tras analizar 8.310 muestras clínicas. Se encontraban hospitalizados 8.400 pacientes por causas relacionadas con el virus, de ellos, 4.588 eran sospechosos, 25 estaban bajo vigilancia y 3.787 se mantenían como casos activos.

De los positivos, siete se contagiaron en el extranjero y 609 fueron identificados como contactos de casos confirmados previamente.

TOMADO DE PERIODICOCUBANO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%