Cuba: la increíble respuesta que recibió una cubana al denunciar un robo en un hospital

Foto de: Hospital Clínico Quirúrgico Provincial Joaquín Albarrán/Roberto Suárez

Tairy Ana Díaz Pérez es el nombre de una internauta cubana que dejó una denuncia pública en Facebook, ella advierte además que tiene razones humanas para dar a conocer el hecho.

“Está historia es de horror y por eso quiero compartirla en las redes”, dice Tairy Ana Díaz.

Ella cuenta que su abuela está hospitalizada en el Hospital Clínico Quirúrgico de 26 (Hospital Joaquín Albarrán, La Habana) recuperándose de un reforzamiento en los pulmones.

Ella describe que las condiciones no son muy buenas, pero lo peor es que ayer se robaron un tubo de luz fría que alumbraba un baño. Consternada por el hecho acudió al custodio de uno de los accesos del hospital para decirle que «por favor estuviera atento del personal que salía por lo que había sucedido». Lo sorprendente fue, sin lugar a dudas, la respuesta que este trabajador de seguridad le dio a la cubana:

“…me dijo descaradamente que pudo haber sido cualquiera que necesitaba también un bombillo para su casa, que no habían en las tiendas y que si (él) veía alguno también se lo iba a robar”.

La cubana advierte que quedó atónita por la respuesta del trabajador: “me quedé sin palabras al escucharlo por su falta de seriedad en su trabajo. Solo le dije que a mí me enseñaron que lo que no es mío no te toca y menos en un centro de trabajo. La necesidad no tiene que ver con los valores”.

Además ella señala que hace pública la denuncia debido a que el problema puede afectar a cualquiera: “allí puede estar mañana hospitalizado su madre abuela o alguna persona mayor que necesita ir al baño de noche”, advierte.

Crisis de valores o sobrevivir en Cuba por encima de todo

Un artículo de la antropóloga social Cristina Vollmer Burelli, analiza la crisis de valores de la sociedad cubana. La experta acusa al experimento castrista de más de 60 años como la principal causa del florecimiento del «diario resolver: un eufemismo cubano que cubre un sinfín de conductas como mentir, engañar, simular y robar para poder subsistir bajo condiciones arduas”.

Ella explica que ese “resolver” con el cual el cubano justifica la comisión de hechos sancionados por valores universales, poniendo en primer lugar la necesidad de sobrevivir a la de ser honestos, honrados, y hasta decentes, es una muestra del autodenominado “desastre antropológico” en la sociedad cubana.

TOMADO DE CUBITANOW

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%