Cuba invierte 125 veces más en hoteles que en salud y educación

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Cuba
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Los datos oficiales del primer trimestre del año 2021 fueron publicados por la Oficina Nacional de Estadísticas e Información

Construcción de hoteles en La Habana. (Foto: Periódico Cubano)

Durante los primeros 3 meses del actual año el Gobierno cubano ha invertido 125 veces más en la construcción de hoteles que en los rubros de salud y educación juntos, según datos Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI).

De acuerdo con el porcentaje de la inversión total ejecutada entre enero y marzo, el sector de servicios empresariales, actividades inmobiliarias y de alquiler acaparó el 50.3% de la inversión total del presupuesto del Estado, al tiempo que a la inversión en salud y educación solo estuvo destinado el 0.3 y el 0.1% del dinero público, respectivamente.

La tendencia a favorecer de forma desproporcionada a la construcción de hoteles es un fenómeno que se viene observando desde hace años, iniciando en 2014 con el 21.8%, aunque en los últimos tiempos se ha ensanchado la brecha en detrimento de otros sectores muy importantes como la agricultura, tal y como puede observarse en el siguiente gráfico, elaborado por el economista cubano Pedro Monreal.

Distribución de inversiones en porcentaje total. (Foto: Pedro Monreal-Facebook)

“Una dinámica de inversiones que va desde un peso de inversión en servicios empresariales e inmobiliarios de 21.8% y 2.2% en salud en 2014, hasta 50.3% y 0.3% respectivamente en 2021, habría sido poco probable si los pobres hubieran tenido poder real en las decisiones económicas”, refiere el destacado catedrático que trabaja en las Oficinas de la UNESCO en París.

“La inversión agropecuaria es muy baja, cuando producir alimentos es estratégico, existe gran escasez, y además el agro es el principal empleador del país, lo que en condiciones de baja inversión significa baja productividad, menor producción y altos costos. El turismo se traga la inversión del país a pesar de que desde antes de la crisis ya tenía un nivel bajo de utilización de la capacidad hotelera”.

Muchos de estos datos que son públicos ilustran las condiciones objetivas del estallido social visto el pasado 11 de julio, donde esa masa de cubanos de las regiones más humildes del país salió a protestar por sus difíciles condiciones de vida, entendiendo que solo la libertad y la democracia real pude poner fin al manejo turbio y descarado de la administración del país que ha hecho la clase dirigente por los últimos 62 años.

Esos que se dicen comunistas y en favor del pueblo ha malgastado los recursos de todos los cubanos fruto de sus malas decisiones, intencionales o no, que priorizan la construcción de hoteles en medio de una crisis mundial del turismo que lleva más de año y medio por culpa del COVID-19 y que según estudios internacionales no se recuperara en años.

Por decisiones de las altas esferas donde los ciudadanos no tienen voz ni voto se descuida la inversión en la salud y por ello en la Isla actualmente hay una marcada crisis de medicamentos, la agricultura no produce pues tampoco se invierte desde el Gobierno y tampoco se deja avanzar al campesino ante el temor que se “vuelva rico”.

En opinión de Monreal, “la superación de la pobreza en Cuba no es compatible ni con la estructura ni con la dinámica del patrón de inversiones del país. Siendo una de las más importantes decisiones económicas, se requiere una correlación de poder político que oriente la selección de alternativas en favor de la reducción de la pobreza”.

Ante tanta insensatez otros gobiernos del mundo ya hubiesen pagado en las urnas sus incoherencias, pero en Cuba con un régimen de partido único no hay elecciones, ni democracia ni alternancia de poder con visiones diferentes para la construcción de un mejor país.

TOMADO DE PERIODICOCUBANO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.