Crece la construcción de hoteles de lujo en Cuba para un turismo que no llega

La actual situación del sector inmobiliario dedicado al turismo evidencia una deformación en la inversión nacional

“Las habitaciones en hoteles de 5 estrellas pasaron de ser 37.3% del total de las habitaciones hoteleras de Cuba en 2014 a representar 46,9% en el año 2020”. (Foto: Peridoto Cubano)

En los seis años que van desde el 2014 al 2020 creció la construcción de hoteles de lujo en Cuba sin que llegaran suficientes turistas para tener niveles de ocupación rentables, según puede apreciarse en las cifras divulgadas por la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI).

De acuerdo con el economista cubano Pedro Monreal, “las habitaciones en hoteles de 5 estrellas pasaron de ser 37.3% del total de las habitaciones hoteleras de Cuba en 2014 a representar 46,9% en el año 2020”.

En dicho intervalo de seis años se erigieron aproximadamente 12.500 habitaciones nuevas de lujo, pero la presencia de turistas no se correspondía con el ritmo constructivo. Desde antes del inicio de la pandemia de COVID-19 ya disminuía ostensiblemente la llegada de turismo a Cuba.

El turismo a Cuba cada vez es de menor categoría y así lo demuestran las estadísticas disponibles. Entre 2014 y 2018 el dinero que aportó a la economía cubana cada visitante extranjero fue un 9.3% menor que en años previos.

Monreal asevera que la ineficiencia en la captación de ingresos per cápita por cada turista de visita en Cuba es un grave problema que evidencia la deformación del sector y la economía cubana en general. Se están poniendo más recursos en el turismo y, sin embargo, los resultados esperados no aparecen.

“La demora en corregir la deformada estructura sectorial de la inversión nacional es una de las principales insuficiencias de la política económica de Cuba. Es problemático seguir asumiendo que el actual patrón de inversión es compatible con un proceso de desarrollo”, indica el economista.

El gobierno cubano debe poner más inversión (el dinero público que es fruto de la creación colectiva del todo el pueblo) en sectores que son necesarios y estratégicos. Por ejemplo, debería potenciar la agricultura -un sector catalogado por el propio Raúl Castro como seguridad nacional- para que se pueda producir en Cuba más comida y se ponga fin a la dependencia de alimentos desde el extranjero.

Un ejemplo de la falta de soberanía alimentaria es la compra por valor de más de 250 millones de dólares de grandes cantidades de pollo en EEUU.

El Departamento de Agricultura de EEUU indicó recientemente que en los 11 primeros meses del 2021, el régimen comunista gastó 252.8 millones de dólares en comprar “pollo imperialista”.

La cifra acumulada de enero a noviembre de 2021 significa un 43% más que todo el dinero gastado en comprar pollo durante el año 2020 (143,7 millones de USD). Traducido a cantidades de carne los más de 250 millones de dólares significan 276.774 toneladas de pollo.

TOMADO DE PERIODICOCUBANO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%