Crean en redes sociales el reto #encubahayunadictadurachallenge y varios cubanos responden

  • Categoría de la entrada:Cuba
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios
Policías asediando la casa de un ciudadano en Cuba

Internautas cubanos han respondido en las últimas horas al desafío en redes sociales #encubahayunadictadurachallenge, una iniciativa con el fin de que los cubanos “normalicen” el hecho de que la Isla vive, ni más ni menos, bajo un régimen dictatorial.

“Propongo este challenge para ver si al menos eso lo normalizamos. Todo se vuelve menos complicado cuando identificamos y nombramos correctamente nuestros problemas. Acompaño el reto de algunas fotos (se aceptan videos y tal)”, explicó en Facebook, Norges Rodríguez, creador de la iniciativa y director del medio independiente YucaByte.

Seguidamente, las redes comenzaron a mostrar publicaciones con imágenes de represión a activistas y periodistas independientes, asedio policial, detenciones y otros hechos violentos cometidos por la policía política contra la sociedad civil.

“Este fue un día en el que tuve una experiencia bastante estresante, cuando me encontraba haciendo una imagen para un concurso de fotografía de arquitectura y sin más me mandaron una patrulla y un agente de la seguridad del estado para cargarme y en el medio del proceso pasa el viceministro Fernando Rojas y en vez de, aunque sea preguntar qué pasaba, pues solo bajo la cabeza y siguió de largo, ni dialogó con los agentes. Al ver su indiferencia, saqué mi móvil y le hice esta instantánea, esto fue en 2019 la tenía guardada para la ocasión”, relata un usuario sobre una de las imágenes que responden al desafío.

La propuesta también viene motivada por los recientes sucesos que involucran a la huelga de hambre del Movimiento San Isidro (MSI) por la liberación del rapero contestatario Denis Solís, preso por un presunto delito de “desacato”.

Después del violento desalojo de los huelguistas del MSI, se desató una ola represiva contra varios de los participantes. El periodista y escritor Carlos Manuel Álvarez denunció que el sábado en Cárdenas, Matanzas, hubo un intento del gobierno cubano para fabricarle un caso político y procesarlo por el mismo. Otros han denunciado actos de repudios en sus domicilios.

El desalojo además provocó que el pasado 27 de noviembre varios artistas e intelectuales se plantaran frente a la sede del Ministerio de Cultura (MINCULT) en el Vedado, La Habana, para llegar a acuerdos con ese organismo sobre las libertades expresivas y las demandas del MSI.

En un primer momento, funcionarios del MINCULT accedieron a una conversación, pero poco después una declaración oficial del ministerio echaba por tierra cualquier intento de diálogo, demostrando así que el brazo del totalitarismo volvía a manifestar su autoridad y negación a las oposiciones y diferencias de criterio en torno a la visión vertical del régimen.  

La víspera, en el MINCULT organizó una reunión donde no participaron las voces que defendían las exigencias del MSI. Uno de los participantes, el escritor y exministro de cultura, Abel Prieto, dijo que “la contrarrevolución se coló en el tejido de la cultura”, refiriéndose a los acontecimientos de las últimas semanas, que han involucrado a destacadas figuras del país como el director de cine Fernando Pérez, del lado de la tolerancia.

“Se nos coló la contrarrevolución en el tejido de la cultura (…) Se nos mezcló una cosa con la otra y en una coyuntura realmente perversa”, dijo Prieto, quien ha mantenido su postura como un estrecho aliado de la cúpula del régimen de La Habana.

Por su lado, el MINCULT acusó a los artistas en la protesta de querer “imponer, de modo unilateral, quiénes, con quién y para qué aceptaran dialogar” y “pretender incluir entre los participantes a personas que se han autoexcluido hace mucho tiempo por sus agresiones a los símbolos patrios, delitos comunes y ataques frontales a la dirección de la Revolución Cubana, bajo el disfraz del arte”, en alusión a los performances de Luis Manuel Otero Alcántara, uno de los integrantes del MSI.

“El Ministro de Cultura no se reunirá con personas que tienen contacto directo y reciben financiamiento, apoyo logístico y respaldo propagandístico del Gobierno de los Estados Unidos y sus funcionarios. Tampoco lo hará con medios de prensa financiados por agencias federales estadounidenses”, aseguró una carta oficial del organismo, palabras muy a tono con las que han estado empleando por estos días los medios y voceros oficialistas, es decir, el gobierno.

Tomado De CIBERCUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.