Corrupción en Santiago de Cuba deja a varios funcionarios del Gobierno tras las rejas por presuntamente estar implicados en la venta ilegal de cigarros

El director del Grupo Empresarial de Gastronomía Especializada en el municipio cabecera de Santiago de Cuba, Leonides Sánchez Danger, se halla actualmente bajo prisión provisional por haber presuntamente cometido delitos de malversación, acaparamiento y tráfico de influencias, debido al contrabando ilegal de cigarros en la ciudad oriental.

Fuentes del Consejo de Dirección de la empresa y de la Dirección Provincial de Comercio y Gastronomía indicaron que él y demás funcionarios públicos fueron detenidos como parte de un operativo policial que el Gobierno y la Fiscalía han llevado a cabo para desmantelar las redes de tráfico ilegal de cigarros en la ciudad, el que mueve, según implicados, entre 100 y 150 millones de Pesos Cubanos (CUP) al año.

Los administradores de las 3 unidades básicas del Grupo Empresarial de Gastronomía Especializada (Paraíso, Recreación y Coyaba) también están enfrentando los mismos cargos, además de demás funcionarios involucrados, los que se suman con cada día de proceso policial.

Uno de los asesores jurídicos implicados en la investigación, Alexis, explicó que el sistema de corrupción es tan extenso que duda que las autoridades cubanas alcancen a detener todo el entramado. Además, en su opinión, el Gobierno y el Partido no tiene moral para penalizar por delitos de cuello blanco, pues sus miembros son los primeros que llevan a cabo todo tipo de robos y desfalcos.

Sánchez Danger, según fuentes del la Prisión Provisional de Aguadores (donde se encontraba recluido), fue trasladado hacia la que se conoce como la “Polipalo”, a causa de una golpiza que recibió por confesar y delatar a otros implicados.

Las filtraciones han indicado que Sánchez Danger era el mayor responsable de la red de contrabando, sobornando a cada administrador de las unidades básicas con 12 cajones de 500 cajetillas de cigarros Criollos, lo que le reportaba unos 180.000 CUP (vendiendo la caja a 30 en vez de a 10, su precio oficial).

Ellos cubrían fácilmente los 60.000 CUP que correspondía al Estado con el beneficio y obtenían una ganancia neta de 120.000 CUP sin haber invertido ni un centavo.

Sánchez Danger tenía guardado en su oficina nada más y nada menos que 2 millones de CUP, los que fueron decomisados por los agentes de la Unidad de Operaciones Especiales del Ministerio del Interior (MININT).

La subdirectora de servicios y miembro del Consejo de Dirección del Departamento Técnico de la Policía, Miladis Sanjurjo Berroa, aseguró que se piensa que el resto de su comisión está escondida en las casas de sus amantes, familiares y amigos.

Por su parte, el director adjunto y mano derecha de Sánchez Danger, Daniel Calvet Yero, negó rotundamente haberse visto involucrado en el delito.

Calvet Yero sí precisó que permitía a sus subordinados el negocio con las marcas Criollos, Aromas y Populares (de factura nacional), a la par que aseguró que Sánchez Danger “monopolizaba” el de las marcas de BRASCUBA.

Los cigarros, que desde implantada la Tarea Ordenamiento en enero de este año se han desaparecido casi totalmente del mercado lícito nacional, fueron sustraídos del esquema de distribución de la estatal Empresa de Gastronomía también a principios de año.

La oportunidad resultó perfecta para que Sánchez Danger simulara asegurar un estricto control en la distribución de los cigarros Criollos y Populares, y sobornaba mientras a los administradores para que nadie notara la gran red de tráfico de las marcas de BRASCUBA.

Sin ningún tipo de disimulo, se robaron varios cientos de miles de cajas de cigarros, que fueron vendidas en el mercado negro a entre 50 y 200 CUP, en dependencia de la marca.

El contrabando de cigarros se exacerbó en el último mes en Santiago de Cuba, cuando las autoridades de la ciudad decidieron volver a racionarlos a través de la libreta de abstecimiento, y no fueron pocos los vecinos que notaron la ilegalidad.

Numerosos expertos han indicado que este delito es muy difícil de detectar porque el Estado termina ingresando lo que se tenía previsto, por lo que ningún daño económico hace sonar las alarmas.

TOMADO DE CUBACUTE

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.