Condenan a 12 cubanos en Uruguay que formaban parte de una red de tráfico que sacaba personas desde Cuba con visas y pasaportes falsos

El Departamento de Investigación de Delitos Especiales de la Dirección General de Lucha Contra el Crimen Organizado de Uruguay y la INTERPOL realizaron durante varios meses un trabajo de inteligencia que determinó el modus operandi de una organización criminal internacional que operaba desde el exterior y se dedicaba al tráfico cubanos. Logrando así dar con 34 personas involucradas, de las cuales condenaron a 12.

El transcurso de la investigación dio con 34 personas involucradas de nacionalidad cubana y solicitantes de refugio (21 hombres y 13 mujeres, de entre 35 y 45 años). Entre ellas condenaron a 12 por el delito de uso de certificado público falso a la pena de 6 meses de prisión a cumplirse bajo el régimen de libertad a prueba. A su vez, se intervinieron 18 visas (nueve italianas, cinco mexicanas, tres austríacas y una española) y 34 pasaportes (30 cubanos, dos peruanos y dos mexicanos).

A raíz de esta investigación se realizó un allanamiento en una casa de la ciudad de Montevideo. Donde hallaron evidencia de envíos de dinero a Ecuador, Honduras, México y Perú.

Durante la operación se contó con la colaboración de personal de la Base Operativa Internacional Nº 1 de la Dirección de Investigaciones de la Policía Nacional (DIPN) de Uruguay y de la Dirección Nacional de Migración de ese país.

Modalidad de las operaciones

Las operaciones de tráfico de personas se originaban en La Habana donde cubanos, integrantes de la referida organización, captaban a sus compatriotas y los seducían con la posibilidad de viajar a Uruguay. Algunos para permanecer allí y otros con la finalidad de viajar a Estados Unidos, eligiendo suelo uruguayo como puente o destino intermedio.

El viaje partía desde Cuba hacia Guyana, ya que los ciudadanos cubanos no necesitan visa para ingresar. Tras el pago del dinero previamente acordado los trasladaban a una casa de seguridad hasta la llegada de más viajeros. Donde se los dividía según su destino y el dinero que poseía cada uno.

Posteriormente los trasladaban por tierra a la ciudad de Boa Vista, en el estado de Roraima (Brasil). Donde se alojaban en una casa provista por la organización, mientras esperaban a que sea seguro para retomar el viaje. El que se efectuaba por ómnibus o vuelos de cabotaje por Brasil, pasando por Manaos y Porto Alegre.

De allí iban a las ciudades brasileras de Chui o Santana do Livramento para, posteriormente, ingresar a Uruguay.

Una vez en territorio uruguayo, algunos se establecían como refugiados, mientras que otros tomaban contacto a través de medios tecnológicos con diferentes redes criminales. Que les cobraban entre 6.000 y 7.000 dólares para llegar a otro destino (el monto dependía de la red y el destino final). Este dinero lo pagaban usualmente los propios familiares de los cubanos desde Estados Unidos.

Desde Uruguay también se enviaban los pasaportes cubanos originales por correo privado a México o Perú para la confección del documento apócrifo solicitado. Una vez realizado, los documentos originales con el agregado apócrifo los devolvían al interesado.

TOMADO DE CUBACUTE

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%