Con sus rivales presos y una abstención del 80%, Ortega saca el 75% de los votos en Nicaragua

Anuncios

Urnas Abiertas reporta anomalías y violencia en al menos 119 municipios del país

Votantes en la junta receptora de votos del colegio Benjamin Zeledón, durante las elecciones presidenciales en Managua (Nicaragua). (EFE/Jorge Torres)

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, fue reelegido para un quinto mandato de cinco años y cuarto consecutivo con el 74,99% de los votos en las elecciones generales del domingo, según el primer informe divulgado este lunes por el Consejo Supremo Electoral (CSE).

Con siete aspirantes a candidatos presidenciales de la oposición en prisión, acusados de «traición a la patria», Ortega, en el poder desde 2007, partía con ventaja para una nueva reelección junto con su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo.

Con el 49,25% de las 13.459 Juntas Receptoras de Votos (JRV) escrutadas, el mandatario obtiene una amplia ventaja sobre los demás rivales.

En segundo lugar, según el informe leído por la presidenta del CSE, Brenda Rocha, se ubica el candidato del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), el diputado Walter Martínez, con un 14,4% de los votos.

Le sigue el también diputado y reverendo Guillermo Osorno, del Camino Cristiano Nicaragüense (CCN), con el 3,44% de los votos.

En tanto, Marcelo Montiel, de la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), obtiene 3,27%; Gerson Gutiérrez Gasparín, de la Alianza por la República (APRE), 2,20%, y el diputado Mauricio Orué, del Partido Liberal Independiente (PLI), el 1,70%.

Más de 4,4 millones de nicaragüenses estaban habilitados para elegir a su presidente y vicepresidente, 90 diputados ante la Asamblea Nacional y 20 ante el Parlamento Centroamericano (Parlacen).

También denunció que recibieron reportes de 129 centros donde no se implementaron medidas contra el covid-19 y de al menos 71 puntos donde se colocó propaganda del FSLN

Según el órgano electoral, en la jornada electoral participó el 65,34% de los nicaragüenses aptos para votar. No obstante, el observatorio multidisciplinario independiente Urnas Abiertas fijó en un 81,5% la abstención.

«La banda de participación ciudadana se registra entre el 16%, como mínimo, y el 21% como máximo; con un promedio nacional del 18.5% de participación», detalló la organización en un informe publicado este domingo por el periódico nicaragüense Confidencial, al tiempo que reportó «200 hechos de violencia» en los centros de votación de los diferentes departamentos del país.

«Hemos procesado hasta las 4:30 pm hechos de violencia política o anomalías procedentes de todos los departamentos del país y del 78 por ciento de los municipios, es decir 119 municipios», declaró Olga Valle, investigadora de Urnas Abiertas.

El observatorio también detalla que al menos en 203 centros de votación se reportó «el uso de vehículos del Estado para trasladar votantes, activistas u otras actividades partidarias del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), el partido del Gobierno. «Las alcaldías municipales fueron las instituciones públicas que más uso de vehículos estatales reportaron para el traslado de votantes y otras actividades partidarias», precisaron.

También denunció que recibieron reportes de 129 centros donde no se implementaron medidas contra el covid-19 y de al menos 71 puntos donde se colocó propaganda del FSLN.

Las elecciones fueron criticadas por diversos sectores y por la comunidad internacional por el arresto de siete precandidatos a la presidencia de la oposición, así como por la eliminación de tres partidos políticos opositores, la derogación de la observación electoral y el establecimiento de leyes que restringían la participación en el proceso.

La legitimidad de las elecciones de Nicaragua fue puesta en duda por grupos opositores, organizaciones defensoras de los derechos humanos, así como por la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea (UE), debido a la falta de garantías sobre su transparencia.

Costa Rica anunció, después del cierre de los colegios electorales, que no reconoce el proceso electoral de Nicaragua por la «ausencia de condiciones y garantías» requeridas en una democracia para acreditar las elecciones como transparentes, creíbles, independientes, libres, justas e inclusivas.

TOMADO DE 14MEDIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.