Colapso hospitalario en Cuba: ‘He visto a médicos llorar de dolor, de impotencia, de desgaste’

‘Sí, la fatiga pandémica recorre los pasillos de todas las instituciones de salud’, denuncia una doctora en Matanzas.

Un grafiti de un nasobuco en una calle cubana. DIARIO DE CUBA

Personal de Salud Pública de Matanzas, tanto del Hospital Provincial Faustino Pérez, de la ciudad cabecera, como del municipio de Cárdenas, han alertado del colapso institucional y también del desgaste del personal médico, que enfrenta agotado y sin recursos la compleja situación del Covid-19 en ese territorio.

Javier Alejandro Velázquez Hernández, enfermero de emergencias del Faustino Pérez, se manifestó en tales términos en una publicación en su perfil de Facebook. 

«Esta situación es insoportable e insostenible. Supuestamente son dos pacientes graves por enfermero. Ayer (sábado 3 de julio) se atendieron cuatro por enfermero y en ciertos horarios fueron más, sin condiciones, después que se dijera que el hospital tenía la condiciones y estaba preparado para esto, porque estábamos sobrecargados, no colapsados«.

«Quiero que me digan dónde están esas condiciones, cuando el hospital no dispone de una camilla tan siquiera para recibir a un paciente en el cuerpo de guardia ni en la emergencia. Tenemos más de 50 personas en el cuerpo de guardia de respiratorio entre familiares y pacientes sin poder ser ingresados. La emergencia repleta de pacientes. Estamos trabajando al filo de la navaja con pacientes positivos, sí, positivos, no se dejen engañar«.

«Yo le pregunto al Gobierno y al Partido y al Ministerio de Salud Pública dónde están creadas las condiciones que tanto hablan. No engañen más al pueblo, no expongan más a su personal, que somos nosotros los que damos la cara al problema y a los familiares. No hay camas ni camillas, un hospital sin agua por más de seis horas en dos periodos del día», denunció.

«Se la pasan en reuniones en despachos, pero nadie da soluciones. Esto es una crónica de una muerte anunciada. A mis compañeros y colegas solo les pido fuerza para afrontar esta situación», dijo.

Pidió al pueblo «comprensión y paciencia». «Cuando lleguen a nosotros siempre serán atendidos aunque sea en el piso», concluyó.

En otro escrito compartido también en Facebook, Daily Rizo Cabrera, licenciada en Psicología que trabaja en el Policlínico Héroes del Moncada, de Cárdenas, expuso la dura situación del personal médico que se enfrenta al auge de contagios en medio de precariedad y escasez de todo tipo.

Lamentó que a los pacientes «no les llega la atención médica cuando más la necesitan, o deben esperar en un estado de salud deteriorado largas colas, y la razón es que no existe suficiente personal sanitario para cubrir todos los frentes que se están llevando a cabo al mismo tiempo en el territorio».

«Nuestra gente, incluso encontrándose en una institución habilitada para pacientes positivos, sufre la ausencia de los tan buscados y necesarios antibióticos, esteroides, antipiréticos etc… La realidad es que no existen los medicamentos para tratar los diferentes síntomas que presentan los pacientes positivos de Covid-19«, alertó.

Sobre el personal de salud dijo: «He sido testigo durante estos últimos días de las historias más tristes y he visto médicos llorar de dolor, de impotencia, de desgaste. Sí, la fatiga pandémica recorre los pasillos de todas las instituciones de salud».

«He visto médicos salir de una guardia de respiratorio sin un minuto de descanso a una jornada de más de ocho horas de vacunación. Salir con un plan rumbo al consultorio y recibir una llamada que los lleva de siete a 15 días a un centro de aislamiento, trabajando con más de 100 pacientes positivos, solo con el brazo derecho de una enfermera. Recibir una alimentación que pasa de ser insuficiente a ser triste y degradante para enfrentar jornadas de trabajo donde duermen, los que pueden, dos horas y empatan los días. Y los he visto sufrir mucho por decirle a los pacientes ‘no tengo camas, no hay capacidad, se agotaron los PCR, no hay medicamentos’«, escribió.

«Vimos colapsar el sistema de salud en Italia, España, EEUU, Brasil, Ecuador, la India… y una larga lista. Debemos reconocer ese colapso aquí en nuestra provincia«, dijo la doctora, quien llamó a las autoridades a actuar y pedir ayuda a nivel internacional.

El lunes, el científico Amílcar Pérez Riverol alertó sobre el escenario epidemiológico crítico en Cuba y particularmente en Matanzas en un gráfico en su perfil de Facebook en el que hizo comparativas con situaciones de colapso que enfrentaron Brasil y la India, en marzo y abril, respectivamente.

«No estoy diciendo que sucederá lo mismo en Cuba. Hay muchas otras variables a considerar aquí —número de test/habitantes, porciento de positividad, capacidades de los sistemas de salud—. Pero lo que sí está claro es que, o esta tendencia se revierte de inmediato, o Cuba está en ruta de colisión contra una crisis de enorme costo en vidas«, señaló.

El lunes, durante una reunión de análisis sobre la situación sanitaria de Matanzas, autoridades cubanas se limitaron a calificar la situación de «complicada».

Según publicó el diario oficial Granma, del ministro de Salud Pública, José Angel Portal Miranda, puso sus esperanzas «en el avance del proceso de inmunización (con Abdala en el territorio) y la disminución de la movilidad«.

Otros funcionarios presentes en la reunión dijeron que se duplicará el número de camas en terapia intensiva y se incrementará la cobertura médica con los estudiantes de sexto año de Ciencias Médicas.

Admitieron la necesidad de aumentar la capacidad en las instituciones del sector para asumir el número cada vez mayor de quienes requieren hacerse el test de antígeno, y garantizar la cobertura en los consultorios.

Desde hace ya varias jornadas se incrementa, de manera progresiva y desmesurada, el número de casos confirmados, con altas tasas de incidencia y prominencia en los municipios de Cárdenas y Matanzas, con el aumento de casos en edades pediátricas, aunque ninguno se encuentra en estado grave, según el medio oficial.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.