Ciego de Ávila construye un nuevo cementerio ante la saturación del antiguo camposanto

Las muertes reportadas oficialmente como COVID-19 son pocas, pero la cantidad de defunciones asociadas al virus no tienen comparación con ningún evento reciente

Dibujo proyectado de la fachada del nuevo cementerio de Ciego de Ávila. (Foto: Invasor)

La provincia de Ciego de Ávila, territorio central de Cuba de apenas 435 mil habitantes, construye un segundo cementerio en la capital avileña pues el antiguo camposanto está saturado por el alza de muertes que se han registrado en los últimos meses a raíz de la pandemia de COVID-19.

Según declaraciones al diario local Invasor de Milagros Ruiz Heredia, directora de la Empresa de Diseño e Ingeniería de Ciego de Ávila (DIMARQ), “el nuevo cementerio abarcará un área en las cercanías del incinerador y en esta obra participa, al mismo tiempo, un grupo de entidades de la provincia”.

Por indicaciones del gobierno local las labores se aceleran y para ello han ordenado a varias empresas estatales que se involucren para finalizar la obra lo más pronto posible. Ruiz Heredia reveló que con ese objetivo se diseñó la construcción a partir de la “tecnología constructiva” que utiliza el sistema prefabricado Gran Panel modificado.

Por su parte, el máster Hernando Enrique Hernández Prado, proyectista general del nuevo cementerio, aseguró que el inmueble tiene un “diseño novedoso, tanto desde el punto de vista urbanístico como arquitectónico. Tendrá en el exterior un gran parqueo, una entrada principal por la Circulación Sur, un edificio principal con vestíbulo, oficinas y otras dependencias”.

En uno de los planos simulados en computadora se aprecia el exterior del camposanto con una jardinería donde predomina el color verde, al tiempo que una mujer se pasea con un perro por el frente del cementerio.

Dentro de la estructura del cementerio se planificó “una urbanización con dos calles principales, una desde el acceso principal hasta donde debe terminar la parcela y otra desde el acceso secundario, que es por la carretera de Sanguily”, aseveró el arquitecto.

De igual forma, los inversionistas que trabajan con fondos aprobados por Servicios Comunales indican que la obra tendrá “un parque central, un Panteón para Combatientes con su plaza de ceremonias, áreas destinadas a panteones para entidades e instituciones, otra para bóvedas, nichos, osarios y columbarios, crematorio para cajas y desechos, y un incinerador para restos óseos”.

Sin embargo, la obra apremiante es la construcción inmediata de 2.600 de los 6.000 nichos que se planifican para el final del proyecto. El objetivo es ir utilizando el cementerio a la par que se concluyen las labores constructivas, pues las proyecciones del sistema de salud es que lamentablemente siga el alza de muertes en la provincia debido al coronavirus y la falta de medicamentos y oxígeno.

TOMADO DE PERIODICOCUBANO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%