China lanza los tanques a la calle para proteger sus bancos de una oleada de protestas populares

Las imágenes del despliegue militar frente a manifestantes desarmados recuerdan la masacre de la Plaza Tiananmén, el 4 de junio de 1989.

Tanques en la zona comercial REDDIT

Tanques del Ejército de China salieron a las calles de al menos una ciudad de ese país el miércoles para amedrentar a cientos de manifestantes que desde hace días reclaman ante las sedes de los bancos locales la liberación de sus ahorros congelados por decisión de las autoridades.

De acuerdo con el reporte del medio indio The Print y videos que circulan en redes sociales, tanques del Ejército Popular de Liberación de China (EPL) están en las calles para proteger las sedes de las entidades bancarias en Rizhao, provincia de Shandong, informaron los medios locales y usuarios chinos de la red social Reddit, bloqueada en el gigante asiático pero a las que acceden muchas personas a través de VPN.

El incidente se produce a la luz de la declaración de la sucursal de la ciudad de Henan del Banco de China de que los ahorros de las personas en su sede son «productos de inversión» y no se pueden retirar.

Pese a las promesas de que los depositantes en las aldeas chinas de Henan recuperarían su dinero congelado en lotes con el primer vencimiento el 15 de julio, solo un puñado de depositantes recibió los pagos, lo que planteó la interrogante sobre si los bancos tienen liquidez.

El 10 de julio, más de 1.000 depositantes se reunieron frente a la sucursal de Zhengzhou del principal banco del país, el Banco Popular de China, para hacer su mayor protesta hasta el momento. También circularon rumores de que el director de la empresa matriz había huido y era buscado por delitos financieros.

Los manifestantes representan a miles de clientes que abrieron cuentas en seis bancos rurales de Henan y la vecina provincia de Anhui, que luego descubrieron que no podían tener acceso a sus fondos, reportó AFP.

Golpeados por la desaceleración económica del país, cuatro bancos de la provincia de Henan han congelado desde mediados de abril todas las retiradas de efectivo.

Los protestantes denunciaron la corrupción y la violencia de las autoridades de Henan, expusieron pancartas al frente del edificio y corearon consignas con mensajes como «devuelvan el dinero que tanto me costó ganar». Al mismo tiempo, solicitaron al Gobierno central castigar a las autoridades de Henan por no llevar a cabo una rápida acción para gestionar el caso.

De acuerdo con reportes de medios independientes de Hong Kong, en un momento en el que Pekín enfatiza la necesidad de estabilidad, permitir que tales incidentes se profundicen vendría a demostrar que los bancos carecen de efectivo.

Según The Print, buena parte de los ingresos de los gobiernos locales proviene del arrendamiento de terrenos, especialmente a los desarrolladores de bienes raíces, pero dado que varios proyectos en marcha están sin terminar, muchas empresas constructoras no han vuelto a comprar terrenos, lo que afecta esos ingresos.

Días atrás circuló en redes un video en el que el profesor de la Universidad Tsinghua, de Beijing, Zheng Yuhuang, advirtió que 2022 será un año difícil para China. Según datos oficiales, 460.000 empresas cerraron en la primera mitad del actual año y 80 millones de jóvenes están desempleados.

De acuerdo con los reportes independientes, la razón por la cual la suspensión del pago de los préstamos por parte de los compradores de viviendas no se está abordando de inmediato es porque, a excepción de los altos funcionarios directamente a cargo de la construcción urbana y los bienes raíces, casi todos los desarrolladores inmobiliarios exitosos son parte de la élite del Partido Comunista Chino (PCCh).

Durante las protestas de los titulares de cuentas bancarias días atrás en la provincia de Henan, hombres vestidos de blanco, que se sospecha que pertenecen a la Fuerza de Policía Armada del Pueblo Chino, habrían reprimido a los manifestantes frente al Banco Popular de China de Zhengzhou ( PBoC), según medios locales. Hasta el momento, las autoridades chinas habrían ignorado las demandas de los ciudadanos.

La aparición de los tanques en las calles de la ciudad son un sombrío recordatorio de la horrible masacre de la Plaza Tiananmen, el 4 de junio de 1989, cuando los líderes chinos enviaron equipos pesados y tropas fuertemente armadas para despejar la zona de Beijing donde cientos de estudiantes llevaban semanas acampados exigiendo democracia y mayores libertades.

La represión, que mató a cientos, si no miles de manifestantes desarmados, sigue siendo un acontecimiento silenciado y su mención en escuelas y medios de comunicación está censurada.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%