Chícharos por frijoles, arroz adicional y una botella de ron: el extra de la libreta por fin de año

Asimismo, el Gobierno cubano distribuirá el café correspondiente al mes de diciembre, que llega con atraso.

Arroz de la bodega en Cuba. TUNAS VISIÓN

Las autoridades de comercio en Las Tunas anunciaron el inicio de la distribución de tres libras de arroz adicional por consumidor como parte de la cuota de alimentos racionados que distribuyen cada mes a los hogares de esa provincia.

De acuerdo con un reporte del telecentro local Tunas Visiónese alimento, muy escaso durante el último año en Cuba, comenzará a venderse antes que finalice diciembre y «nada tiene que ver con el que se incluye en los módulos de alimentos donados por naciones amigas ni con las siete libras que se venden como parte de la canasta familiar normada».

Además, en declaraciones de Yunier Batista Jiménez, director de la estatal empresa mayorista de alimentos, este mes se venderán por la misma vía diez onzas de chícharo en sustitución del frijol incluido en la cuota racionada. Esto, dijo, «por no tener existencia el país de este producto».

El funcionario agregó que Las Tunas debe «estar recibiendo la segunda vuelta del donativo de los combos», que el Gobierno ha distribuido también por núcleos familiares a partir de los envíos de diversos países, que comenzaron a fluir hacia Cuba después que la pandemia del Covid-19 tuviera su peor momento en el verano y se produjeran las manifestaciones masivas del 11J.

A todo ello, en diciembre se sumará un pomo de ron de litro y medio para cada familia, señaló el reporte.

De igual modo, finalizó Tunas Visión, se distribuirá el café correspondiente al mes de diciembre, que llega con atraso debido a dificultades con la importación del grano.

La escasez de alimentos sigue empeorando en Cuba, mientras los precios de la poca oferta existente se disparan y los únicos comercios con suficientes productos de primera necesidad son las tiendas administradas por los militares del conglomerado empresarial GAESA, que venden en dólares, una moneda a la que la mayoría de los cubanos no tiene acceso.  

El propio Miguel Díaz-Canel reconoció que el país atraviesa una «situación compleja de desabastecimiento» durante una reunión con las máximas autoridades del Partido Comunista de Cuba y del Gobierno de cara a las celebraciones organizadas para el fin de año pero, como suele hacer, para resolver el problema recurrió a las consignas.

«Vamos a abrir el 2022 con esperanza; vamos a abrir el 2022 con alegría, porque nos podemos reponer, a partir de todo lo que hemos logrado y de todo lo que tenemos previsto», dijo.

«Es cierto que tenemos una situación compleja de desabastecimiento, pero imagínense cómo estaríamos si no hubiéramos enfrentado con éxito los planes del enemigo. Hoy los que están molestos, los que están frustrados, los que no tienen esperanza son ellos», añadió, en referencia a las protestas del 11J y la convocatoria del pasado 15N, ambos aplastados con violencia por el aparato represivo del régimen.

Aunque no anunció las actividades concretas que se realizarán por el fin de año, el gobernante insistió en las labores de reparaciones en los barrios pobres, donde ocurrieron muchas de las protestas del 11J, así como «incrementar los abastecimientos y bajar los precios», disparados tras la Tarea Ordenamiento, paquetazo económico aplicado en enero de 2021 y que el propio Gobierno reconoció que fue un fracaso.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%