Actualidad, acontecimientos y lucha continua por una Cuba Libre
RegistrateInicia Sección

Mientras el país atraviesa por una profunda crisis alimentaria, en lugar de incentivar la producción de alimentos, al castrismo solo le interesa obtener los dólares que lo ayuden a salir de la crisis económica, por eso implementa cosas como esta

Mientras el país atraviesa por un profundo desabastecimiento de alimentos, en lugar de incentivar la producción, el castrismo solo está interesado en obtener los dólares que lo ayuden a salir de la crisis económica, por eso implementa cosas como esta: venta de fertilizantes en el mercado interno en Moneda Libremente Convertible (MLC).

Con este objetivo la administración de Miguel Díaz-Canel ha reactivado la Fábrica de Fertilizantes Mezclados NPK, la mayor de su tipo en el país, pero también para proveer al mercado internacional con unas 6 200 toneladas de abonos agrícolas.

Cuenta de ello da un artículo publicado este 28 de marzo por el oficialista periódico Granma en su versión digital.

«En la reactivada Fábrica de Fertilizantes Mezclados NPK, mayor de su tipo en el país y perteneciente a la Empresa Química de Cienfuegos (Equifa), se dispone actualmente de la materia prima suficiente para garantizar unas 6 200 toneladas de abonos agrícolas exportables, cuya venta priorizará esta vez a grandes polos agroproductivos del país».

En conversación con la prensa estatal, el ingeniero Mario Valmaseda Valle, director de la mencionada entidad, explicó que «como estrategia de la Empresa Importadora-Exportadora del Ministerio de Comercio Exterior, Quimimport –encargada de la comercialización del rubro–, el sistema nacional de la Agricultura será un destino fundamental», y alegó que esto se debe al «interés por adquirirlos en moneda libremente convertible, manifestado por empresas como Cítricos Jagüey, de Matanzas; Ceballos y La Cuba, de Ciego de Ávila, y la Empresa Porcina, de Cienfuegos».

El directivo agregó que antes de finalizar el año en la NPK «deben producirse unas 44 000 toneladas, como parte del progresivo proceso de consolidación de una fábrica que, dada su capacidad instalada, podría alcanzar las 300 000 en 12 meses de trabajo».

Luego de una prolongada interrupción relacionada con dificultades de índole técnica, unido a la falta de liquides del régimen que coarta la importación de materias primas, a lo que el castrismo suma las limitaciones del comercio mundial impuestas por la COVID-19, la planta, enclavada en la Zona Industrial de Cienfuegos, se reactivó el pasado 15 de marzo, en el marco de la llamada Tarea Ordenamiento, y de cara a captar todas las divisas posibles en el mercado interno con la venta en MLC, lo que sin lugar a dudas incluirá a los productores privados, a pesar de que las ventas de sus cosechas solo la pueden hacer en pesos cubanos.

TOMADO DE ADNCUBA

Share This
A %d blogueros les gusta esto: