Al día con Florencia, Cuba y el Mundo

Castrismo reconoce que se le fue la mano con los altos precios

Luego de un mes, de que el (des) ordenamiento quebró el bolsillo de los isleños, ahora el castrismo reconoce que se le fue la mano y que los precios en las calles del país son muy elevados.

Diputados de la dictadura afirmaron que el mayor problema económico es los altos costos de los alimentos. Foto: Granma

Luego de la medida económica impuesta por el régimen que denominó “ordenamiento monetario” los precios de productos y servicios han aumentado su valor de una manera incontrolable, lo que ha sido motivo de quejas de los cubanos.

Luego de un mes, de que el (des) ordenamiento quebró el bolsillo de los isleños, ahora el castrismo reconoce que se le fue la mano y que los precios en las calles del país son muy elevados.

Según información de un medio castrista, diputados de la dictadura afirmaron que en un “monitoreo” identificaron que el mayor problema económico es los altos costos de los alimentos. Además reconocieron que en la isla hay desabastecimiento y mala calidad en los productos básicos. Esto último ocurre por falta de materia prima para la producción.

Los parlamentarios de la comisión de asuntos económicos de la asamblea castrista, realizan las inspecciones, donde comprobaron los precios minoristas a principios de diciembre en 104 unidades de 58 municipios; y en los primeros días de enero se encontraron con quejas sobre los nuevos precios del Sistema de Atención a la Familia, los comedores obreros, el transporte urbano y suburbano, y el saneamiento de fosas de aguas, entre otros servicios.  

Los diputados también identificaron fallas en el precio de los productos agrícolas y alimentos. Además mencionaron que los precios son más altos del valor de los alimentos “regulados”.

Hablaron sobre la mala calidad del pan y la escasez de materiales de construcción.

Aunque los representantes de la asamblea de la dictadura reconocieron el problema económico que atraviesan los cubanos con los altos precios de los productos, todavía no dan una respuesta ante la situación.

Solo aseguran estar canalizando sus inquietudes sobre el tema con las autoridades castristas y la administración de los territorios donde estuvieron presentes.

Pero como en el régimen nada funciona, tal vez los cubanos sigan esperado una respuesta o una solución al problema, mientras tanto, los ciudadanos deben continuar ingeniándoselas para conseguir el pan de cada día, mientras el castrismo se ocupa de sus propios intereses.

Tomado De Cubanosporelmundo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: