Casi un año después de la falta de oxígeno en Cuba en el peor momento del Covid-19, el Gobierno construye una planta en Granma

La inversión en la ampliación de las capacidades productivas de oxígeno en Cuba se realiza ‘a pesar del recrudecido bloqueo’, dice la prensa oficial.

Construcción de la planta de oxígeno en la provincia de Granma. MAILENYS OLIVA FERRALES GRANMA

El Gobierno cubano construye una planta de oxígeno para la zona oriental del país, informa el medio oficial Granma, un año después de que la escasez del gas provocara las muertes de pacientes de Covid-19, en una nota que reconoce que Cuba no estaba preparada para enfrentar la pandemia.

La obra civil de la planta de oxígeno se ubica a la salida de la ciudad de Bayamo, provincia de Granma, en el kilómetro 5 1/2 de la Carretera Central, vía a Santiago de Cuba, describe el órgano oficial del Partido Comunista de Cuba.

La construcción comenzó en mayo pasado, según la nota, que resalta la decisión del Gobierno cubano de «invertir en la ampliación de capacidades productivas para garantizar la cobertura nacional» de oxígeno, «a pesar de enfrentar un recrudecido bloqueo y no pocas limitaciones financieras».

Sin embargo, ni el «bloqueo» ni las «limitaciones financieras» han sido obstáculo para que, en medio de la pandemia de Covid-19, el Gobierno cubano continuara invirtiendo en la construcción de hoteles. Esa inversión no se ha detenido pese a que la mayoría no se ocupará, aún si se cumple el plan del régimen de recibir 2,5 millones de turistas este año.

Las propias cifras de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información en 2021 evidenciaron la desproporción entre la cantidad de dinero que destinó el régimen a la industria turística y la que invirtió en Salud.

La planta granmense contará con una capacidad instalada de 30 toneladas diarias de oxígeno líquido que la convertirá en la segunda de su tipo más grande del país. La mayor es la de gases industriales de la empresa mixta OxiCuba S.A., ubicada en La Habana, y encargada de procesar diariamente unos 70.000 metros cúbicos de oxígeno líquido (lo que representa alrededor del 95 % de la producción nacional). De la producción del 5 % se encarga una planta ubicada en la provincia de Santiago de Cuba.

La nota de Granma recuerda que en el momento más complejo de la pandemia de Covid-19 en Cuba ocurrió una avería «que paralizó alrededor de cien días» la instalación de La Habana, pero no dice cuántas muertes provocó la rotura, que el régimen ocultó durante meses.

Esa rotura, que el órgano oficial del PCC describe como un «inesperado ‘bache’ en la obtención del oxígeno medicinal», evidenció «la necesidad que tenía la Isla de robustecer una estructura que no estaba concebida para enfrentar una emergencia sanitaria» como el Covid-19, reconoce la nota.

La nueva planta, fruto de la sociedad mixta con la participación de un socio extranjero que Granma no especifica, está diseñada para dar cobertura a todo el oriente cubano, pero también permitirá brindarle una mayor seguridad al resto de la producción nacional.

Directivos de OxiCuba, citados por el medio oficial, afirmaron que su futura puesta en marcha permitirá a su homóloga habanera ejecutar paradas y mantenimientos sin afectar el suministro.

El ingeniero Carlos Iglesias Fernández, inversionista por OxiCuba, añadió que esta inversión —con un costo que asciende a unos 235 millones de pesos— viene a respaldar un proceso productivo que reducirá gastos (en transporte, combustible, neumáticos, salarios y otros) en los que incurre Cuba hoy para llevar este recurso a todas sus provincias, con distancias, en algunos territorios, superiores a los 800 y los 900 kilómetros.

La planta asumirá, además, la producción de nitrógeno y argón, aunque en menores cantidades.

En el caso del nitrógeno, Roberto Flores Leyva, director de Gases Bayamo, explica que se utiliza en la conservación del semen destinado a la inseminación artificial de los animales, y en los procesos de fabricación de la cerveza (con el objetivo de que esta mantenga su pureza y calidad) y del refresco a granel. 

Joel Alberto Cedeño Cervantes, inversionista de la unidad, explica que el argón se utiliza para soldar y que, actualmente, solo existe un punto de venta en La Habana.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%