Al día con Florencia, Cuba y el Mundo

Casa de una cubana en Santiago de Cuba se cae a pedazos: “Me siento olvidada” (+FOTOS)

Recuerda Maritza, que en vida, su esposo lo dio todo por los ideales comunistas. A cambio solo recibió una olla arrocera, un televisor Panda y seis bolsas de cemento para poder “armar” su casa.

Cubana en Santiago de Cuba / Foto: Cubanos por el Mundo

La cubana Maritza Fernández de 65 años de edad, debe vivir entre la incertidumbre y el miedo al ver cómo su casa ubicada en la calle 3ra de San Andrés #73 El Caney, Santiago de Cuba, se está literalmente cayendo a pedazos.

Esta anciana, hipertensa, con una cardiopatía isquémica y operada de la rótula derecha, debe sobrevivir difícilmente con lo poco que recibe en su chequera: unos 300 pesos al mes, pese a que su esposo fue un combatiente de la mal llamada revolución.

Su caso llegó en las últimas horas a la mesa de redacción de Cubanos por el Mundo, pidiendo hacerlo público para demostrar cómo el castrismo abandona a las personas cuando más necesitan ayuda. A sus 65 años, es poco lo que puede hacer Maritza para conseguir algo de dinero.

Y con 300 CUP al mes, no vive nadie.

La casa de un combatiente del ejército Rebelde en estado deplorable en Cuba / Foto: Cubanos por el Mundo

“Mi esposo era combatiente del Ejército Rebelde, Columna #9, Antonio Guiteras, dirigida por Hubert Matos Benítez. Mi esposo murió el 11 de enero del 2011 de cáncer generalizado”, detalla la cubana.

Recuerda Maritza, que en vida, su esposo lo dio todo por los ideales comunistas. A cambio solo recibió una olla arrocera, un televisor Panda y seis bolsas de cemento para poder “armar” su casa.

“Construimos la casa con recursos propios hasta donde pudimos”, detalla.

La casa no se ha podido terminar porque lo único que recibe ella es su pensión de viuda, que apenas le alcanza para comprar medicamentos y unos pocos alimentos. La vivienda, tras el paso del ciclón Sandy por el oriente cubano, se deterioró más aún. Dice Maritza que también los temblores de tierra que azotan la zona la han puesto peor de lo que estaba.

La casa de un combatiente del ejército Rebelde en estado deplorable en Cuba / Foto: Cubanos por el Mundo

“Al no recibir ayuda del estado ya mi casa no es derrumbe parcial, sino derrumbe total. Por las lluvias y el ciclón Laura, dos paredes de mi casa se cayeron y las otras están separadas de los horcones que las unían”.

Detalla que ha buscado ayuda de las entidades comunistas en varias ocasiones y no ha recibido ningún tipo de respuesta o ayuda. 

“Fui al partido de mi pueblo tres veces, llenaron papeles, hicieron una visita y no han vuelto más. Localice al jefe de poblado Carbonel y estaba de vacaciones, luego fui a su casa otras tres veces, y estaba en una cabaña con su esposa”.

La casa de un combatiente del ejército Rebelde en estado deplorable en Cuba / Foto: Cubanos por el Mundo

Cuenta que en una ocasión, una de las paredes de su vivienda se cayó a las 4:00 de la madrugada. Afortunadamente ese día ella se había quedado a dormir en casa de una vecina, ya que siente temor de estar dentro de la vivienda.

“Dos vecinos me levantaron un cuartico en el fondo de mi patio para estar temporalmente allí”.

Olvidada por el régimen de Cuba

En las palabras enviadas a Cubanos por el Mundo la mujer afirma sentirse “olvidada” por el régimen de Cuba al que ella y su esposo dedicaron gran parte de su vida. “Mi esposo fue cumplidor en todo y siempre le apoyé”.

Ella vive con su hijo de 30 años, invidente. Su sueldo, dice, apenas les alcanza para comer. Lamenta que la dictadura haya olvidado a quienes lucharon creyendo los ideales de Fidel Castro, ya que gracias a ellos es que están dónde están.

La casa de un combatiente del ejército Rebelde en estado deplorable en Cuba / Foto: Cubanos por el Mundo

“Los militares y policía reciben casa, carros, teléfonos fijos, derechos a clubes y hoteles etc. ¿Y los combatientes del Ejército Rebelde de las diferentes columnas?”.

Por último pide al mundo que vea como el castrismo olvida a sus combatientes.

Tomado De Cubanosporelmundo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: