Carlos Lazo resta importancia a que el FBI investigue a Puentes de Amor y sus miembros

El activista procastrista responde al senador cubanoamericano Marco Rubio ante el pedido de investigación al FBI bajo el supuesto de que el movimiento actúa como agente extranjero del régimen.

Carlos Lazo, líder del procastrista Puentes de Amor. CARLOS LAZO/FACEBOOK

El activista procastrista Carlos Lazo restó importancia a una investigación del FBI solicitada por el senador republicano Marco Rubio sobre la organización Puentes de Amor que dirige el profesor.

Lazo calificó la petición de Rubio como una «táctica macartista para intimidar a los activistas que luchan por el levantamiento de las sanciones» contra el régimen de La Habana y dijo que la causa de su movimiento es «por la familia cubana».

Al presentar en una directa en Facebook sus argumentos, escribió: «¿Investigar, encausar a un maestro, veterano de guerra, condecorado por el ejército norteamericano? ¿Porque pedimos que Biden cumpla lo que prometió? Usted da vergüenza, senador Marco Rubio

Parte de las declaraciones de Lazo están contenidas en una carta publicada por la revista OnCuba, dirigida por el cubanoamericano Hugo Cancio, quien mantiene negocios con La Habana, entre ellos la web de envíos Katapulk. En 2021 se reveló que Lazo opera Puentes de Amor como una ONGde conjunto con empleados de Cancio.

«Nunca pensé que un senador de los EEUU se fijara en nuestro movimiento y nos elevara como lo ha hecho, pidiendo una investigación para Puentes de Amor y sus miembros. A propósito, quiero decir que yo estoy al habla con el FBI hace varios meses ya. Nosotros hemos recibido amenazas de muerte, contra mí, contra mi familia, y el FBI está al tanto de esto hace muchísimo tiempo. Le doy la bienvenida a cualquier investigación», dijo en la misiva.

Según el texto, su grupo actúa «de manera transparente».

«Soy un maestro, un veterano de guerra de los EEUU, que hice lo máximo que podía haber hecho por mi país adoptivo, Estados Unidos. Y me pregunto qué ha hecho el senador Marco Rubio en ese sentido, además de hablar ahí en el Senado y de ponerse casi siempre del lado de las causas tristes para los pueblos de Cuba y Estados Unidos y para la humanidad, como la de pedir más bloqueo para Cuba o que los familiares no puedan visitarse», agregó.

Sobre sus encuentros con representantes del régimen cubano, incluido Miguel Díaz-Canel, el activista dijo que se reunirá «con quien tenga que reunirse para pedir que se levanten las sanciones contra el pueblo cubano».

En tal sentido, dijo que se han reunido en el pasado con el senador Mel Martínez, con la congresista Ileana Ross Lehtinen, con el congresista Dan Burton (copatrocinador de la ley Helms-Burton) y tuvo «un pequeño diálogo respetuoso con el senador Ted Cruz».

«También me reuniría con el senador Marco Rubio para explicarle estos temas, porque él no ha estado nunca en Cuba, no conoce a la familia cubana, nunca ha paseado por las calles de La Habana», agregó.

«He tratado de reunirme y llevar este mensaje tanto con el presidente Trump como con Biden y no lo he logrado, y terminé reuniéndome con una funcionaria del Departamento de Estado», dijo y aseguró que va a «seguir luchando» por lo que calificó como un «futuro de amor y entendimiento».

Marco Rubio envió una carta al Buró Federal de Investigaciones en la que le solicitó investigar a la iniciativa Puentes de Amor y a sus seguidores por actuar como agentes extranjeros del régimen de la Isla.

En la misiva, dirigida a Christopher Wray, director del FBI, Rubio indicó que el pasado domingo ese grupo con vínculos con el régimen comunista de Cuba participó en actividades políticas en Coral Gables, Florida, en lo que estos presentaron como una caravana para exigir a Joe Biden cumplir sus promesas de campaña de aliviar las sanciones contra La Habana y también pedirle eliminar el embargo.

«Puentes de Amor realizó una manifestación en Coral Gables, Florida, como parte de un esfuerzo coordinado del régimen cubano para sembrar división, incitar al conflicto e influir en la política exterior de Estados Unidos», advierte Rubio.

«El grupo también alzó banderas del Movimiento 26 de Julio de Castro, abiertamente en apoyo a la revolución cubana que condujo a la dictadura comunista que sigue vigente en la Isla hoy», indica la misiva, en referencia a un hecho que miembros del exilio reunidos para una contra manifestación consideraron como una provocación.

Como consecuencia, varios de los asistentes que cuestionaban a Puentes de Amor prendieron fuego a una bandera similar, después de lo cual la Policía local arrestó con violencia a dos de los manifestantes. 

La Habana calificó a esos grupos como «odiadores» y, como hace habitualmente, magnificó el alcance de las iniciativas de Lazo como un ejemplo del presunto apoyo que cosecha el régimen en el mundo.  

Sin embargo, Rubio subrayó en su carta: «De acuerdo con los esfuerzos frecuentemente citados del Departamento de Justicia de EEUU para aumentar la transparencia en nuestro sistema democrático, al revelar a personas y entidades involucradas en actividades de influencia extranjera, solicito respetuosamente una investigación inmediata sobre Puentes de Amor, sus miembros y actividades». 

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%