Campesinos de Holguín llevan nueve años pagando un sistema de riego que no llega

Los productores de la cooperativa Victoria de Girón pidieron un crédito de más de dos millones de pesos que tienen que pagar aunque no puedan producir lo esperado.

Piezas del sistema de riego amontonadas sin poder utilizarse. GERMÁN VELOZ PLACENCIA DIARIO GRANMA

Una inversión para poner bajo riego 67 hectáreas de frutales en la Cooperativa de Producción Agropecuaria (CPA) Victoria de Girón, del municipio holguinero Rafael Freyre, lleva nueve años a la espera mientras los campesinos pagan sus deudas crediticias sin poder producir, reportó el diario estatal Granma.

«Si el sistema de riego comprado hace cuatro años estuviera instalado, en lugar de obtener 400 quintales de la fruta, como sucedió en 2021, la producción podría ser cerca de cuatro veces más,» aseguró el campesino Enelio Tamayo, uno de los afectados por la fallida inversión.

La idea del proyecto surgió a partir de 2013 con el Movimiento de las Fincas Frutales, el montaje de una minindustria y el desarrollo del turismo en la provincia.

Hasta el momento solo se han irrigado 24 de las 67 hectáreas programadas utilizando una infraestructura obsoleta de tuberías de aluminio que provoca grandes pérdidas de agua.

Cadena de irregularidades

En 2018, a través de la Empresa Provincial de Suministros Agropecuarios, comenzaron a arribar a la CPA los componentes para el sistema de riego.

De acuerdo a Dagogoberto Gámez Infante, presidente actual de la cooperativa, sus integrantes pidieron un crédito por valor de 2.114.000 pesos al Banco de Crédito y Comercio (BANDEC) para ir pagando los recursos que habían solicitado.

Entonces los insumos para el sistema de riego nunca llegaron completamente y las piezas en manos de los cooperativistas no podían ser usadas hasta que no llegara el resto.

El corresponsal de Granma en Holguín, Germán Veloz Placencia, señala que la Empresa de Suministros Agropecuarios de la provincia entregó a los campesinos solo lo que pudo. «Hubo cosas absurdas por parte de los proveedores, como encargar a empresas cubanas la confección de piezas plásticas que luego no coincidieron con los diámetros de las tuberías en las que se colocarían,» indica el reporte.

Dineros que agobian

Los campesinos han pagado unos 280.000 pesos del crédito otorgado por BANDEC. Gámez Infante asegura que no solicitaron un nuevo plazo de liquidación del adeudo porque pensaron que el acreedor podría incrementar los intereses.

«El dinero para honrar la deuda sale de las utilidades por las actividades que realiza la CPA, que dedica 325 hectáreas a la ganadería y 156 a cultivos varios. Pero eso implica sacrificio, porque ese dinero lo habríamos utilizado para invertir en otras cosas o distribuir una parte entre los socios, con quienes se ha acordado todo lo hecho,» aclara.

El ingeniero mecánico Ezequiel Linares Augier Cruz, director de los Talleres Agropecuarios de Holguín, asegura que próximamente brigadas de la entidad retomarán el montaje del sistema de riego en los campos de la CPA. Pero el directivo aclara que «para reanudar las labores ha sido necesario someter el proyecto por el que trabajamos anteriormente a un reajuste, de manera que la obra se ejecute definitivamente con los recursos que existen.»

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%