Campesinos cubanos denuncian a una cooperativa que les debe más de 170.000 pesos

Los productores intentaron contratar el servicio de un abogado, pero les resultó imposible debido al Decreto Ley 635

Una campesina cubana. SIERRA MAESTRA

Un grupo de campesinos cubanos denunció que la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) «José Martí», del municipio guantanamero de Imías, les debe más de 170.000 pesos, según un reporte del diario estatal Juventud Rebelde.

Según los productores agrícolas en la más reciente asamblea de afiliados a la CCS se tomaron acuerdos relacionados con una auditoría fiscal e iniciar un proceso judicial a la junta directiva saliente, que tiene una deuda que supera los 400.000 pesos desde hace más de dos meses.

Mientras tanto, la tasa de interés a los créditos bancarios otorgados a los campesinos continúa aumentando.

Dos de los firmantes de la queja, llamados Martha Lores Ortiz y Conrado Cobas Matos, indicaron que la delegación de la Agricultura, la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), el Gobierno y el Partido Comunista Municipal alegan «no pueden meterse en eso», en referencia a los reclamos.

En cambio, los productores afirman que ellos cumplieron con lo pactado, por lo que el incumplimiento del contrato por parte de la CCS no tiene ningún motivo.

Los productores también intentaron contratar el servicio de un abogado, pero les resultó imposible debido al Decreto Ley 635, que impide a los campesinos demandar a las fuerzas productivas de las que son asociados, pese que el que contrato firmado con la CCS lo permite.

«¿Qué debemos hacer, a quién recurrir cuando no nos sentimos respaldados por nadie?», preguntaron los productores guantanameros.

Pese a la crisis económica y de desabastecimiento de alimentos que atraviesa la Isla los campesinos se encuentran en una situación donde sufren los topes de precios, no tienen libertad para elegir a quién vender sus cosechas, las que en numerosas ocasiones se pudren por la ineficiencia del mecanismo de Acopio.

Ante este panorama la Liga de Campesinos Independientes y la Federación Latinoamericana de Mujeres Rurales (FLAMUR)  alertaron que mantener el latifundio estatal, los precios topados a las cosechas y la política de venta forzosa a la estatal Acopio del 80% de sus producciones no es la solución.

«Lejos de escucharnos, ustedes han incrementado los aparatosos operativos militares contra nuestros campesinos para confiscar ristras de ajos como si fuesen cocaína», denuncian.

Como han alertado en otras ocasiones, muchas de las tierras estatales siguen ociosas, mientras «se les pudren toneladas de mangos y otros productos que nos arrebatan y no llegan a los consumidores. Insisten en los altos impuestos que nos asfixian y en meterse en el medio de nuestro derecho a importar y exportar de forma directa para sacar beneficios sin haber producido nada. Han convertido al Estado en un pulpo, un parásito que desangra al productor sin resolver el problema del consumidor».

Tomado De DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%