Las imágenes grabadas por ADN Cuba muestran las condiciones terribles en las que vive el anciano. Suelo de tierra, letrina para hacer sus necesidades, techo de guano y un poco de madera en las paredes

Anastacio Jérez Segura es un campesino que reside en Las Tunas, al Oriente cubano. Después de trabajar durante 30 años para el gobierno, no tiene nada.

Su mensaje principal es un llamado a las autoridades de la isla, para que le den un poco de ayuda a los hombres del campo que como él no tienen ni con qué trabajar la tierra.

Las imágenes grabadas por el equipo de ADN Cuba muestran las condiciones terribles en las que vive el anciano. Suelo de tierra, letrina para hacer sus necesidades, techo de guano y un poco de madera en las paredes.

La vida se le hace dura al campesino, en el sentido de que a veces no tiene las condiciones para mantener los animales y a veces ni la comida para uno mismo. Si no la lucha, se le hace difícil, porque mira ahora cómo estamos, en la situación que estamos”, contó a las cámaras.

Sobre los medios para trabajar, Jérez Segura explicó que las semillas están caras y si los campesinos no producen no pueden seguir comprándola.

“Tenemos que guardar semillas para seguir adelante e ir sembrando. Pero si no tienes una yunta de buey, un tractor con qué romper la tierra, ese campesino no puede entregar, si no tiene las condiciones”, añadió.

El hombre tiene apenas una chequera de 445 pesos cubanos (18 dólares) con la que debe cubrir sus necesidades, sin embargo, no le alcanza.

Estas no son condiciones para una persona vivir. Yo quisiera ver de qué forma me hacen una casita o me dan unos materiales a costos de que yo pueda pagarlo. Para el tiempo que me queda, vivirlo mejor. Creo me lo merezco porque trabajé 30 años”, concluyó el tunero.

Tomado De ADNCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.